El Reina Sofía renovará su imagen en mayo con nuevas adquisiciones y el traslado de la Colección Permanente a Nouvel

 

El Reina Sofía renovará su imagen en mayo con nuevas adquisiciones y el traslado de la Colección Permanente a Nouvel

ep
Actualizado 25/01/2009 14:58:17 CET

MADRID, 25 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Museo Reina Sofía renovará en mayo la imagen de su Colección Permanente gracias a las últimas adquisiciones y a su traslado a la zona ampliada por Nouvel, en un intento de trasformar la Colección Permanente en un cisne, "porque la Colección Permanente siempre ha sido el patito feo del Museo", explicó el director del Reina Sofía, Manuel Borja-Villel.

"Voy a replantear toda la Colección desde desde finales del siglo XIX hasta la actualidad, y se exhibirán obras que nunca han sido expuestas, que están en los almacenes, y bastantes compras que hemos hecho recientemente", declaró en una entrevista con Europa Press el director del Reina, quien acaba de cumplir un año al frente de esta institución, a la que llegó tras el concurso presentado por el Ministerio de Cultura, siguiendo el 'Código de las Buenas Prácticas'.

No obstante, para el director del Reina Sofía, quien está a favor de los concursos públicos para acceder a la dirección de instituciones, dirigir un Museo como éste es un "examen continuo" porque "lo que has hecho hasta ahora es importante, pero también lo que vas a hacer", advirtió.

Cuando llegó al Reina Sofía procedente del MACBA en donde era su máximo responsable, Borja-Villel se planteó dar la vuelta al Museo "como si fuera un guante". Un año después, reconoce que se han realizado pequeñas operaciones de "maquillaje" y algunos liftings, pero advierte que el gran cambio se verá a partir de mayo de 2009 y en 2010. "Es un proyecto expositivo muy grande que tendré que hacer por fases", señaló.

SERIGRAFÍA DE RICHARD HAMILTON

En este sentido, destacó que este año se verán "bastante cosas nuevas", entre ellas, una serigrafía sobre cristal laminado de Richard Hamilton que realizó junto a Marcel Duchamp, titulado 'Sieves' (1971), donada al Reina Sofía por Ernest Percy Donagh, cuñado de Richard Hamilton.

"Lo importante es que no vamos a cerrar nunca el Museo", subrayó el director de esta institución, que este año tendrá un gran proyecto expositivo: la Colección Permanente, y dos grandes exposiciones temporales; la de Julio González y la retrospectiva sobre Juan Muñoz.

Esta última es la retrospectiva más importante dedicada al artista español a nivel internacional, estará comisariada por Lynne Cooke, amiga personal de Juan Muñoz y gran conocedora de su obra, quien ha podido acceder a sus archivos personales para comisariar esta muestra. Además se editarán dos publicaciones: un catálogo, y un libro con textos de Juan Muñoz.

NUEVAS EXHIBICIONES

Otra de las piezas que brillarán en 2009 es la obra de Richard Serra, que perdió el Museo y que el director del Reina ha colocado en el edificio Sabatini, en la antigua tienda de libros. El público podrá verla a principios de febrero y se inaugurará sin la presencia del artista, quien de momento no puede venir a España como estaba previsto.

También se exhibirán piezas tan importantes como dos esculturas de finales del s. XIX de Medardo Rosso; un Picabia (1922) que estuvo en la mítica exposición de Dalmau, una instalación histórica de Dan Flavin (The Nominal Three,1963) y una obra fundamental de 1966 de Marcel Broodthaers.

Por lo que se refiere al arte nacional, destacarán los trabajos de la generación de artistas españoles de los 60-70 de los que hasta ahora no había una representación comprehensiva en la colección y se centrará en dos momentos fundamentales: El Centro de Cálculo y Los Encuentros de Pamplona. Destacar también la adquisición de las seis obras de Manuel Barbadillo.

En cuanto a las obras de jóvenes artistas nacionales e internacionales el director del Museo resaltó las piezas de Mike Kelly, Jon Mikel Euba o Dora García, de quien se ha adquirido la instalación "Instant Narrative'.

La idea es que la colección no sea un canon, sino que sea siempre un proyecto" y pretende que la colección se vea como "algo flexible y no como algo fijo". Así unas áreas cambiarán menos, como es el caso de las Vanguardias históricas, situadas en la segunda planta, que será una de las plantas más estable. En cambio la parte de los 60, 70 y hasta la actualidad, irá "modificándose periódicamente", indicó.

Con todo ello, en el nuevo esquema del Reina Sofía habrá dos plantas estables (la 2 y la 4) y otra que irá cambiando. Esta nueva disposición va de la mano con la nueva metodología para entender el arte por la que apuesta Manuel Borja-Villel, quien asegura que este año intentarán aprobar la "asignatura pendiente" del Reina.

Otra 'asignatura pendiente' del Reina será convertirse en Agencia Estatal para ganar el "eficacia de gestión" e independencia. En este sentido, Borja Villel destacó el acuerdo que existe entre todos los políticos par dar este paso y el consenso logrado.

"Siempre he pensado que el Reina es un museo muy querido, pero a veces hay cariños que matan", advirtió el responsable de este Museo, quien confesó que ya se ha conseguido "tranquilidad de trabajo y de visión" y que el público cambie su percepción del Museo "180 grados".

MOMENTO DE CRISIS

Preguntado por el momento de crisis económica que se vive en gran parte del mundo, Borja Villel señaló que esta crisis también está provocando una "desaceleración" en el mundo del arte que servirá para despejar y aclarar "qué valores aguantan y cuáles no". "Esto implica que hay obras que antes ni aparecían en el mercado y que no teníamos acceso y ahora pueden aparecer, lo cual puede ser positivo", manifestó.

"Si comparas lo que cuesta una obra de arte con lo que cuesta una vacuna es inmoral. Pero si no hubiese conocimiento, y el arte es una de las formas más sofisticadas de conocimiento, no habría vacunas. En momentos de crisis hay que tener la calma y ver que las prioridades son múltiples".

Es más, el director del Museo Reina Sofía considera que ahora sería el momento adecuado para que los gobiernos "generaran trabajo a partir de inversiones en el mundo del arte".

Para justificar sus afirmaciones, Borja-Villel recuerda la Gran Depresión de 1929 cuando se creó el MOMA. "A veces, las grandes crisis sirven para despejar lo que está hinchado o para ver lo qué es artificial y lo que no", concluyó.

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies