Un renovado Tartufo reflexiona sobre corrupción política en el Teatro Infanta de Madrid: "Tenemos los mismos problemas"

Tartufo el impostor en el teatro infanta isabel
VENEZIA TEATRO
Publicado 18/08/2017 17:30:49CET

MADRID, 18 Ago. (EUROPA PRESS) -

'Tartufo, el impostor', el clásico de Moliere, llega al Teatro Infanta de Madrid de la mano de la productora Venezia Teatro, con una versión de Pedro Víllora que ahonda en temas como "la manipulación y la corrupción de los políticos", problemas que "siguen vigentes cuatro siglos después", según ha señalado a Europa Press el director de la misma, José Gómez-Friha. La obra se podrá ver desde este jueves 17 de agosto hasta el próximo 1 de octubre.

"Como buen clásico, y más siendo Moliere, se trata de un texto que no ha quedado obsoleto", ha subrayado para explicar que hay ciertos pensamientos en la sociedad que "tras cuatro siglos no han cambiado". "Seguimos teniendo los mismos problemas en relación al poder y los mismos problemas familiares", ha aseverado.

Según explica, la historia comienza con Tartufo, un mendigo, entrando a vivir en casa del señor Oregón. Tartufo "le entra por el ojo" al dueño de la casa y poco a poco empiezan a cambiar las normas de la misma mientras se apropia de los bienes de la familia. Todos los personajes de la casa quieren deshacerse de Tartufo excepto Oregón, quien esta cegado por su figura.

El director ha explicado que el texto está conservado "casi en su totalidad" aunque tiene el añadido de estar adaptado al lenguaje actual. "Está sembrado de guiños a un público contemporáneo", ha señalado. Asimismo, ha destacado que en esta ocasión han modificado el final de la historia para "generar una lectura que no sea tan conformista".

En este contexto, ha asegurado que se trata de "un momento necesario" para exponer un 'Tartufo' en la sociedad "para reflexionar sobre "como se aprovechan de la debilidad del de enfrente, los políticos cogen lo que no es suyo y la política tarda en actuar".

Según señala, el objetivo primero de esta versión es, a parte de entretener, despertar la conciencia y hacer reflexionar. "Simplemente con que salieran del espectáculo después de un hora y media de reír y reflexionando sobre cómo funcionan las cosas hoy en día y de que podemos hacer para que funcionen mejor, habremos conseguido el objetivo", ha añadido.

"En 'Tartufo' las carcajadas son unánimes, pero si en el teatro no hay reflexión tanto filosófica como intelectual, empieza a carecer de sentido", ha subrayado. En cuanto al proceso de trabajo, el director lo ha definido como "perfecto". "Trabajar con el equipo es una delicia, es un equipo humano espectacular y muy fácil. Hemos trabajado con mucha disciplina", ha concluido.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies