El Tribunal de Cuentas sugiere al Gobierno recursos y un proyecto que evite el deterioro de la Real Fábrica de Cristales

Fachada del Tribunal de Cuentas
EUROPA PRESS
Publicado 05/05/2017 18:36:25CET

MADRID, 5 May. (EUROPA PRESS) -

El Tribunal de Cuentas considera que el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte (MECD) debería abordar su intervención en la Fundación Centro Nacional del Vidrio, dotándola de los recursos necesarios y de un proyecto de gestión sostenible mediante la adecuada coordinación con, entre otras instituciones, el organismo Patrimonio Nacional, de tal forma que se ponga en valor el museo que alberga y se evite el deterioro de su inmueble, la Real Fábrica de Cristales de La Granja.

Así lo ha planteado el tribunal en su informe sobre Informe de fiscalización de la gestión del patrimonio inmobiliario utilizado por las fundaciones del sector público estatal en la realización de su actividad, ejercicios 2014 y 2015, aprobado por el pleno de este órgano.

La Fundación tiene su sede en la 'Real Fábrica de Cristales de San Ildefonso', situada en la localidad de La Granja de San Ildefonso (Segovia). El inmueble, construido en el siglo XVIII, está declarado como Bien de Interés Cultural desde 1997.

Comprende una superficie de 28.123 metros cuadrados -de ellos, 6.087 metros cuadrados fueron transferidos a la Castilla y León con destino a la instalación de un instituto de enseñanza media-. El inmueble viene siendo utilizado mediante autorización de uso concedida a favor de la
Fundación, el 20 de diciembre de 1984, por el entonces titular del inmueble (el organismo Patrimonio Nacional). Tras un cambio de titularidad a la Administración General del Estado, quedando el edificio afectado al MECD, esté autorizó su uso a la Fundación en 2014 por cuatro años prorrogables a otros cuatro.

Según señala el documento, entre las condiciones acordadas, la FCNV se comprometía a realizar a su cargo, las actividades de conservación y mantenimiento de las infraestructuras, instalaciones y dotaciones del inmueble, siempre que no adquirieran la categoría de inversión. Por su parte, las inversiones que no supusieran la mera conservación de las infraestructuras, instalaciones y dotaciones del inmueble serían programadas por el MECD y podían hacerse con cargo a los presupuestos de la FCNV, del Ministerio, o de cualquier otra entidad u organismo que desease contribuir en su mejora o reposición.

Según estas condiciones, la Fundación debía presentar al Ministerio, antes del 28 de febrero de cada año, un Plan Estratégico que recogiera el conjunto de actuaciones que previera realizar en el inmueble durante ese año y el inmediato siguiente. El correspondiente al plan bienal 2014-2015 debía realizarlo durante los dos meses siguientes a la fecha de entrega del inmueble -efectuada el 21 de agosto de 2014-.

"No se ha facilitado el citado Plan Estratégico, ni este Tribunal ha tenido constancia de que la FCNV haya cumplido con dicha obligación, que en el presente caso resulta relevante considerando que el inmueble precisaba de importantes reformas", recalca.

NUMEROSAS OBRAS DE REHABILITACIÓN

El edificio, según señala el Tribunal de Cuentas, debido a su antigüedad y al estado que presentaba, ha necesitado numerosas obras de rehabilitación y adecuación que han sido financiadas, en su mayor parte, por las entidades que componían el Patronato (MECD, Ministerio de Fomento, Junta de Castilla y León, y DGPE, principalmente). Las inversiones
realizadas entre 1982 y 2008 ascendieron a 4,8 millones de euros.

"No se ha cuantificado el importe total invertido hasta el momento actual, habiéndose comprobado en el curso de la fiscalización que en numerosas zonas del inmueble se continuaban ejecutando importantes obras de consolidación estructural", añade.

En contra de las Normas de adaptación del Plan General de Contabilidad a las entidades sin fines lucrativos y el modelo de plan de actuación de las entidades sin fines lucrativos, la Fundación no tenía registrado en sus estados financieros importe alguno por el inmueble utilizado. Tampoco disponía de una valoración de la cesión del derecho de uso, ni cuantificación de las obras de gran reparación necesarias para la
utilización adecuada del inmueble.

Según información de la certificación catastral, el inmueble se encontraba valorado, a 32 de diciembre de 2015, en 1,1 millones de euros el suelo y 6,0 millones de euros la construcción.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies