El Valle-Inclán reinterpreta 'Sueño de una noche de verano' para hablar sobre la identidad transgénero y sus retos

Contador
Nueva versión de Sueño de un anoche de verano en el Valle-Inclán
VOADORA
Publicado 06/02/2018 15:45:44CET

   MADRID, 6 Feb. (EUROPA PRESS) -

   El Teatro Valle-Inclán acoge, desde este jueves 8 de febrero hasta el domingo 11 de febrero, una nueva versión de 'Sueño de una noche de verano' (alrededor de 1595), de Shakespeare, que, dirigida por Marta Pazos, habla sobre la "libertad de elección" a través de la "valentía" de las personas transgénero que deciden vivir su vida con "su propia identidad".

   En este contexto, ha explicado que "lo que les interesó" de la pieza fue intentar generar en la actualidad el impacto social que la original creó en su momento. "Si hoy en día una mujer decide irse con su amante y se lo dice a su padre, no habría ningún problema, no tendría que escaparse y nos quedaríamos sin historia", ha expresado la directora en rueda de prensa, este martes 6 de febrero, con motivo de la presentación de la obra.

   De este modo, y buscando "una revolución social", es como Pazos llegó a Paris Lakryma, una mujer transgénero, sin ninguna experiencia en el mundo del teatro, que completó el elenco con un personaje que, según ha señalado, no "puede desvelar" para no hacer "un spoiler" a los espectadores.

   "Nosotros hemos sido testigos de su cambio. Cuando firmó el contrato hace dos años era Hector, y ahora es Paris. Es maravilloso y es la revelación que estamos viviendo. Es algo que está ahí y que está cambiando la sociedad", ha expresado.

   En este sentido, ha indicado que el espectáculo ofrece una incógnita al espectador que al final se soluciona, y se plantea "un conflicto" que "puede ser real" y que "Paris acaba resolviendo".

   "Buscábamos ese tipo de persona que camina a tu lado por la calle y da igual lo que lleve bajo las bragas", ha declarado para señalar que la pieza habla de "mirar", de las equivocaciones, y establece un juego escénico entre "la realidad y la ficción". "Es todo muy lisérgico, como la vida misma", ha indicado.

   En este contexto, Lakryma ha señalado que "las personas transgénero" no "eligen serlo", si no que "nacen así". "La elección que se nos plantea es o aceptar el sistema y vivir una vida sumisa, o aceptarte a ti misma y vivir una vida plena. Es una elección muy dura y hay que tener mucho valor para enfrentarse al mundo", ha expresado.

   Asimismo, ha aseverado que "todas las personas transgénero" que conoce están "muy felices" de haber tomado la decisión. "Llevaba 28 años creyendo que era un hombre de manera equívoca. Desde que empecé mi transición tengo una vida mas amplia", ha dicho.

UN TEXTO QUE VA A SORPRENDER

   En cuanto al texto, adaptado por el chileno Marco Layera, se mantiene fiel a la partitura de Shakespeare pero "va a sorprender", ya que, según ha destacado la directora, Layera ha hecho "una historia muy feroz y radical" del relato.

   Se trata así de un texto que "ocurre en un espacio de tránsito constante" entre el día y la noche, lo humano y lo animal y la mujer y el hombre. Por ello, Pazos ha querido jugar en la puesta de escena con el impacto visual.

   "Hago como que todo ocurre en un mundo de color rosa. Todo ocurre en el interior de una gran tarta de pisos que se abre", ha expresado para explicar que la puesta en escena consta de un gran "cubo rosa" del que salen y entran los actores "como si la vida les fuera en ello", formando así "la escenografía".

   "Aquí quería trabajar también la estilización de los conflictos. Lo que se plantea es un tripi: te tienes que perder un poco", ha añadido.

   Asimismo, la danza también es una pieza fundamental de esta versión, trenzada con el texto, expresa lo que "trasciende de las palabras" y guarda relación con el "erotismo" que también se desprende de la puesta en escena.

   "La danza conecta con la temperatura que tiene el personaje en cada momento. Los personajes llegan a un punto de temperatura que trasciende de las palabras y entonces es cuando entra la danza", ha explicado.

UN PUCK NUDISTA

   Por último, el actor que interpreta al personaje de Puck, Hugo Torres, ha adelantado que "en un sitio tan formal" quería interpretar a un personaje "despojado", y que eso, unido a su "naturaleza nudista", les llevó a tomar la decisión de que Puck iría desnudo durante toda la obra.

   Se trata así de un personaje que va "andando por ahí" sin ropa, y que funciona como "un balance" entre la formalidad del resto de los personajes. "También es interesante que Puck no habla, sólo reacciona a las situaciones y juega con la contraposición de la ropa y la palabra", ha concluido.