60 años de la muerte de Robert Walser, el escritor "para lectores humildes" y precursor de Kafka

 

60 años de la muerte de Robert Walser, el escritor "para lectores humildes" y precursor de Kafka

Edición conmemorativa de 'El paseo', de Robert Walser
SIRUELA
Publicado 15/12/2016 16:44:43CET

MADRID, 15 Dic. (EUROPA PRESS) -

La editorial Siruela conmemora el 60 aniversario de la muerte de Robert Walser con la publicación de una de sus obras más emblemáticas, 'El Paseo', recordando así a "un escritor para lectores humildes" y precursor de la literatura de Kafka, según ha explicado uno de sus mayores seguidores, el autor Enrique Vila-Matas.

Walser, nacido en 1878 en Biel (Suiza), fue un escritor que dedicó gran parte de su vida a trabajos "subalternos" como ayudante o mayordomo y eso terminó reflejándolo en muchas de sus obras, en especial la más conocida, 'Jakob Von Gunten'. En esta novela, su protagonista relata en un diario el devenir en un instituto donde los alumnos entran para aprender a servir.

Los últimos años de Walser están marcados por "el silencio", puesto que se recluyó en un manicomio y no escribió una sola palabra más en 23 años. "Cuando un amigo fue a visitarle, le dijo: 'No he venido aquí a escribir, sino a volverme loco'", ha resaltado Vila-Matas, quien también le compara con Holdërlin en este aspecto.

Vila-Matas ha sido uno de los principales reivindicadores de Walser e incluso ha escrito la obra 'Doctor Pasavento', en la que indaga "por qué ha sido tan importante" para su escritura el autor suizo, a quien ha calificado como "héroe moral".

"Era un escritor paradójico, de una humildad extraordinaria y convencido de que había escritores que aterrorizaban a los lectores con sus aburridos ladrillos. Un autor tan sencillo debería estar al alcance de más lectores, aunque no veo mal que sea minoratorio, porque es de las inmensas minorías", ha defendido.

Vila-Matas ha recordado la influencia que tuvo Walser en Kafka, incidiendo en cómo el autor de 'La metamorfosis' "le leía en voz alta mientras caminaba". "Al igual que Kafka, Walser fue un escritor peligrosos que atravesaba la delgada línea de la realidad inmediata, percibiendo lo que iba a pasar en el futuro", ha afirmado.

VILA-MATAS EN EL MANICOMIO

Incluso el propio escritor catalán se vio hasta tal punto "absorbido" por Walser mientras preparaba 'Doctor Pasavento' que visitó el manicomio en el que pasó los últimos años de su vida y solicitó quedarse en él ingresado un tiempo. "El médico únicamente giraba la cabeza y decía 'nicht', 'nicht' (no, en alemán)", ha comentado con humor.

'El paseo, la obra que ahora publica Siruela y que también coincide con el centenario en que vio la luz esta novela, cuenta la historia de alguien que sale a pasear una mañana y encuentra todo maravilloso. Únicamente al final del libro, cuando caiga la noche, volverá a retirarse a su casa "en lo que supone una metáfora de la vida".

A pesar de esta admiración que levantó entre algunos de sus escritores cercanos y posteriores como Peter Handke, Walser nunca alcanzó el reconocimiento de los críticos, algo que le afectó. "Es posible que se sintiera desencantado, porque como a todos los escritores les gustaría ser leído", ha afirmado Vila-Matas.

UN ESCRITOR "SIN ODIO"

En esta misma línea, el director del Robert Walser-Zentrum en Berna, Reto Sorg, ha calificado de "ambivalentes" los sentimientos que generaban en Walser el alcanzar relativo éxito. "Él se alegraba cuando tenía reconocimiento pero también le atemorizaba que sus obras generasen mucho interés", ha aseverado.

Sorg ha admitido que "incluso es buena" la falta de reconocimiento del autor suizo, puesto "eso permite al lector descubrir sus obras por sí mismo". "A nuestro centro viene mucha gente sin formación académica literaria que nos dicen que han descubierto un mundo diferente y tremendamente personal con sus libros", ha destacado.

Además de destacar también la "dimensión política" de alguno de sus títulos, Vila-Matas ha definido a Walser como "alguien capaz de hacerte reír pero también de dar un tortazo" con sus novelas. "Eso sí, era alguien que no conocía el odio y era incapaz de hablar mal de alguien", ha concluido.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies