¿Cómo conseguir que los niños no pierdan sus hábitos de lectura en verano?

 

¿Cómo conseguir que los niños no pierdan sus hábitos de lectura en verano?

Contador
Niña leyendo un libro de Mumablue
MUMABLUE
Actualizado 07/07/2017 13:52:56 CET

MADRID, 7 Jul. (EUROPA PRESS) -

Durante las vacaciones los niños olvidan su rutina y abandonan las tareas que realizan durante la época escolar, entre las que se encuentra la lectura. Para que la vuelta al cole no sea tan difícil, los padres pueden estimular a sus hijos para que continúen leyendo en los meses de verano. Mumablue ha creado una guía para ayudar a los progenitores a conseguir su objetivo.

La startup española, comprometida con el fomento de la lectura entre los más pequeños a través de cuentos personalizados, ha elaborado una guía dirigida a niños de entre 4 y 9 años en colaboración con la psicóloga Isabel Pintor. El propósito de esta publicación es que los más pequeños vean la lectura como una actividad divertida y positiva.

"No debemos ver las reticencias de nuestros hijos a leer como un problema, sino como una oportunidad de enseñarles que un mundo de imaginación les está esperando", afirma Pintor, que recomienda a los padres que aprovechen la época estival para inculcar nuevas disciplinas en sus hijos.

El manual se ha elaborado teniendo en cuenta los tres planos en los que se manifiesta el cerebro humano: plano cognitivo, plano emocional y plano conductual. Asimismo, las cinco estrategias que deben seguir los padres para incrementar la afición de sus hijos por la lectura son crear rutinas, buscar temas de interés, dar ejemplo, practicar la lectura colectiva y convertir el hábito en un juego.

CINCO CLAVES

Así, esta guía, dirigida a niños de entre 4 y 9 años, señala a los padres cinc puntos claves para incrementar el interés de los más pequeños por la lectura:

1. Crear rutinas: los niños deben asociar la lectura con determinados momentos del día, para que se vaya convirtiendo en una costumbre que les permita descubrir las maravillas que encierran los libros. Por ejemplo, cuando son pequeños, es recomendable leerles un libro antes de irse a la cama para que vayan conciliando el sueño hará que relacionen la lectura con un estado de relajación.

2. Buscar temas de interés: hay que saber qué es lo que le gusta al niño para motivarle en su lectura. Cuando son más mayores incluso hay que ir con ellos a la biblioteca o a la librería para que puedan ver todos los libros que hay y que escojan el que más les gusta. Ver las portadas de los libros puede ser una buena vía para introducirles en el fantástico mundo que van a descubrir.

3. Dar ejemplo: los niños son grandes imitadores, desde pequeños copian "modelos" imitando voces, movimientos* Por eso es bueno que vean a los padres leyendo porque de esta forma podrán interesarse ellos también por la lectura.

4. Lectura colectiva: leer junto a tu hijo crea lazos de unión. Es mejor leer con ellos a que cada uno lo haga por su cuenta si estamos intentando estimular su interés por la lectura. A los niños no les gusta estar solos y son muy curiosos. Además de compartir el momento, si tienen alguna duda podrás resolverla al instante. De esta forma, se convierte en una buena ocasión para transmitirle valores importantes que irán conformando la personalidad del niño.

5. Convertirlo en un juego: dejar que pinte al personaje, leerles un cuento haciéndolo más interesante para captar su atención o recrear escenas de algún pasaje del libro son algunas formas divertidas de fomentar la lectura en el niño y de desarrollar más su imaginación.

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies