Javier Sierra: "A la intelectualidad trasnochada que critica los 'best-seller' les diría que 'El quijote' lo fue"

Javier Sierra
AUTOR
Actualizado 05/07/2015 6:47:29 CET

MADRID, 11 Sep. (EUROPA PRESS) -

El escritor Javier Sierra ha escrito 'La Pirámide inmortal' (Planeta), un "'remake'" de su anterior novela 'El secreto egipcio de Napoleón' ahora revisado, "en un ejercicio de humildad llevado a cabo por un autor que ha mejorado como narrador".

Sierra ha explicado en una entrevista con Europa Press que se decidió a esta reescritura tras comprobar que algunas tramas del anterior libro "estaban oscurecidas por un exceso de información". En la nueva versión, "más literaria" y con la incorporación incluso de una historia de amor, el autor asegura haber retocado "en casi más de un 70%" el original.

En los últimos años, Sierra se ha convertido en un escritor habituado a un nivel de ventas similar a los 'best seller'. Es por ello que el autor defiende este tipo de literatura, recordando la necesidad de llegar al mayor número de personas posibles. "Yo no escribo para mí", ha apuntado.

"Hay gente de un sector de la crítica y de cierta intelectualidad trasnochada que piensa que los 'best sellers' son por definición obras malas. A ellos les recuerdo que 'El Quijote' lo fue en su época. Las grandes obras que generan pensamiento son las que llegan al colectivo", ha aseverado.

Napoleón es el protagonista de 'La pirámide inmortal', centrándose en el paso del militar francés por Egipto en el año 1799. El libro narra tres días en la vida del joven Napoleón y, en especial, la noche que pasó en solitario encerrado en la pirámide de Giza.

La idea de poder lograr la inmortalidad será lo que lleve al futuro emperador a arriesgar su vida y descubrir un misterio milenario. Mientras, la hermosa mujer Nadia Ben Rashid verá cómo su futuro está ligado al de Napoleón y deberá encontrarlo para acercarse a su vez a la misma inmortalidad.

UNA NOCHE EN LA GRAN PIRÁMIDE

El propio Sierra emuló a Napoleón en el año 1997 pasando una noche en Gizá y ahora afirma que ese momento le llevó a convertirse en escritor. "Ahora he entendido algunas cosas, lo que sentí en aquel momento era tan difícil de explicar...yo me hice escritor tras pasar la noche en la pirámide", ha señalado.

Preguntado por lo que ocurrió en ese espacio, el autor habla incluso de una de sus experiencias "más cercanas a la muerte". "Integrarte en la tiniebla más absoluta de la gran pirámide, salir y sentir otra vez el viento del desierto te hace tener una sensación muy vívida de que has vuelto a la vida", ha señalado

Para Sierra, esa experiencia fue similar a la vivida por el propio Napoleón o Julio César --quien también estuvo en Giza--, con la salvedad de que ellos eran militares "y lo pudieron aplicar en la batalla". "Quien vence a la muerte, ha vencido al peor de los miedos", ha apuntado.

OBSESIÓN POR EGIPTO

A pesar de que el paso de Napoleón por Egipto no ha sido uno de los capítulos más relevantes de la biografía del militar francés, el escritor turolense defiende la importancia de este capítulo, recordando la obsesión del emperador por cambiar los símbolos fundamentales franceses.

"A su regreso y ya en el poder, cambia el escudo de París para añadir una estatua de la diosa Iris, ordena la construcción de fuentes y monumentos de carácter egipcio en toda la capital francesa...cosas muy llamativas que dan mucho que pensar sobre su obsesión basada en esta experiencia egipcia", ha concluido.