Manuel Rivas: "Con la Transición ha habido una amnesia retrógrada y conformista"

El escritor Manuel Rivas
SOL MARIÑO
Actualizado 23/11/2015 14:28:41 CET

MADRID, 23 Nov. (EUROPA PRESS) -

El escritor Manuel Rivas regresa a la novela con 'El último día de Terranova' (Alfaguara), un alegato por las librerías que, a su vez, rescata también el sufrimiento de parte la población española con la represión franquista antes de la llegada de una Transición "en la que ha habido una amnesia retrógrada y conformista".

Rivas ha criticado en una entrevista con Europa Press la manera en la que se ha llevado a cabo ese periodo en España que, no obstante, entiende como "necesario". "La pregunta no es si 'Transición sí o no', porque había que hacerla. El dilema ha sido si había que ser inconformista o acomodaticio, y ha triunfado esta segunda opción", ha apuntado.

De esta manera, el escritor ha alertado de que con la Transición también "se ha sustraído una parte fundamental del exilio". Rivas ha repartido responsabilidades de este olvido entre "una maquinaria del poder muy fuerte" en algunos momentos, pero también entre una oposición "muy oportunista que pudo haber hecho más por mantener sus principios".

Frente a esta postura, el escritor gallego ha alabado a Argentina --que en su nueva novela tiene un peso importante, en especial por el exilio-- por su actitud frente a sucesos pasados. "Allí hubo juicios serios y justos respecto a la dictadura, y tenía la sensación de que era tan importante juzgarlos como oírlos. Fue modélico y ejemplar", ha añadido.

En España, sin embargo, cree que ha habido "una enfermedad moral" con la que mucho gente se ha puesto "en la equidistancia" respecto al régimen franquista. "La Historia hay que llevarla a los museos. España es el país junto con Camboya con más desaparecidos y es una cuestión de humanidad o inhumanidad", ha matizado.

LOS LIBROS ARDEN MAL

El protagonista de 'El último día de Terranova' es Vincenzo Fontana, quien bucea en sus recuerdos justo el día en que se enfrenta al desahucio de su librería, herencia familiar de sus padres. Marcado por la poliomielitis desde niño, Fontana rememorará la historia de su padre, víctima de la represión franquista, o la de Garúa, una militante argentina a la que conocerá en el año 1975.

Rivas ha remarcado su apuesta por un lenguaje poético en esta novela que, en cierto sentido, supone una continuación de su anterior 'Los libros arden mal'. "La poesía es el último faro y toda literatura es poética o no es. Mis libros son un rebrote que ha quedado de otro, aunque con una voz diferente", ha indicado.

Así, ha calificado incluso su novela como de género "'queer' o transgénero", porque confluye "lo imaginario y lo real". "Es un refugio de gente destartalada y de seres tan frágiles como los libros: una geografía interior del ser humano", ha afirmado.

VIVIR EN UN 'MALL'

En esta ocasión, el autor recurre a un proceso de "vaciamiento" para su defensa de las librerías, ejercida a través de la narración de Fontana. "Si desaparecen los lugares asociativos como las librerías, terminará desapareciendo la ciudad humana y viviremos todos como en un 'mall'", ha aseverado.

En este sentido, ha recalcado la importancia de "lo presencial", necesario para que "exista la cultura". "Si desaparecieran las librerías es como si desaparece el suelo bajo nuestros pies. La mediación humana tiene que ver con los libros", ha señalado.

Por ello, ha avisado de que los tiempos actuales son similares a los de la novela 'Tiempos difíciles' de Dickens, con una "economía canalla" en la que parece que a nadie importa que haya "una crisis de librerías". "Los problemas importantes y de verdad son los culturales, el resto son problemillas", ha concluido.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies