Manuel Vilas escribe sus memorias familiares en 'Ordesa': "Acabaré amando España, pero por ser el destino de mis padres"

 Manuel Vilas
EUROPA PRESS
Publicado 19/01/2018 15:14:16CET

MADRID, 19 Ene. (EUROPA PRESS) -

El escritor Manuel Vilas publica una suerte de memorias familiares en 'Ordesa' (Alfaguara), una historia mezcla de realidad y ficción en la que el autor indaga en su relación con los padres ya fallecidos y que también sirve como retrato de una sociedad y de un país, España, con el que tiene "una relación de amor y de odio".

"Cuando una persona nace, es en un contexto y unas coordenadas que le determinan, que en nuestro caso es España. Para mí, España tiene unas cosas que están bien y otras mal, pero sé que si mi padre es español, yo acabaré amando España, porque es algo atávico", ha defendido en una entrevista con Europa Press el escritor, quien ya abordó en cierta forma este tema en su anterior novela 'España'.

En 'Ordesa', Vilas viaja a su Barbastro natal en los años 60 y 70 para recuperar la figura de sus padres con un cierto "componente trágico", puesto que la mirada por aquella época era de incomprensión. "Es uno de los grandes misterios de la vida, cómo no podemos ber la importancia de los padres en la vida de cada uno", ha lamentado.

El retrato es el de una familia de padres trabajadores arquetípica de aquella época, representativo de la "conciencia de clase" en el caso del padre, aunque con matices. "Aunque a él le tocaba el proletariado, se evadía de esa concienciación: era una especie de 'dandi proletario'", ha ironizado.

Por el contrario, su madre representa la figura más "atávica" de la familia, con una parte de "falta de cualquier racionalidad" característica de alguien "un poco médium". En cualquier caso, Vilas contempla a ese núcleo familiar como "un lugar de amor profundo, donde no entra la alienación".

EL ETERNO RETORNO

"Ha sido después de la muerte de mis padres cuando me he dado cuenta del enamoramiento profundo que tenía por ellos, este libro habla de un 'Peter Pan' que no quiere saber nada de la madurez", ha explicado el autor, tras asegurar que se trata de "un libro de fantasmas", en alusión a la ausencia de sus progenitores.

En una mezcla de realidad y ficción, Vilas habla también de los problemas con el alcohol y en el matrimonio del personaje protagonista --un trasunto suyo--, además de su relación con los hijos. "Yo, que soy muy 'nitzscheano', lo veo como el eterno retorno: ahora son ellos los que no reconocen a sus seres amados", ha comentado con ironía.

DINERO Y ABUSOS

El dinero también cobra protagonismo a lo largo de las páginas de 'Ordesa', hasta el punto de que el autor reconoce que "todo es mejor" con él. "No creo a la gente que le quitan importancia al dinero y, si lo hacen, es porque lo tienen", ha resaltado.

Vilas también cuenta en el libro un pasaje de abuso sexual, que le ocurrió cuando tenía ocho años. "Era algo que ocurría de manera más habitual de lo que se piensa en la época, pero mi generación no lo contaba. La víctima ha sido siempre un excremento, y ahora se está montando una sociedad de la compasión que, en realidad, no existe", ha criticado.