Moradiellos, Premio Nacional de Historia: "Ni siquiera con el cataclismo de Cataluña veo posible otra Guerra Civil"

Publicado 02/11/2017 17:11:32CET

   MADRID, 2 Nov. (EUROPA PRESS) -

   El investigador Enrique Moradiellos, Premio Nacional de Historia por 'Historia mínima de la Guerra Civil española' (Turner), ha asegurado este jueves 2 de noviembre que no ve posible que en España haya otra Guerra Civil a día de hoy "ni siquiera con el cataclismo de Cataluña".

   "Creo que la cuota de sangre derramada hace años nos vacunó contra los extremismos. La cultura política española es muy pacifista, somos uno de los países más reacios para aplicar la violencia porque hemos aprendido que, cuando se abren las espitas de la violencia, lo que sale es algo tremendo", ha señalado en una entrevista con Europa Press el historiador.

   Para Moradiellos, lo que se vive hoy en día con el "cisma" en Cataluña tiene "síntomas preocupantes de fractura de la convivencia", si bien entiende que la reacción tanto por parte de los poderes políticos como de la sociedad ha sido la correcta. "Esto no se trata de que haya una Cataluña toda independentista contra unos explotadores, también ha habido fractura dentro de ese territorio", ha recordado.

   "Pero estoy bastante tranquilo porque en vez de un sentimiento xenófobo hacia lo catalán, la sociedad se ha dado cuenta de que es una desgracia que haya una situación así", ha aseverado, tras apostar por "dar la palabra" a la sociedad catalana. "Hay que votar con garantías, con todos los criterios de elección democrática libre", ha defendido.

   En el fallo del jurado, se habla del "llamamiento a la concordia" que supone esta obra de Moradiellos, una apreciación con la que el autor se ha mostrado de acuerdo. "Conocer la Historia sirve para recordar que, cuando abres una caja de Pandora, el resultado puede ser terrible e incluso aquel que gana, algo pierde. Eso está en este libro", ha señalado.

   Para el historiador, la Guerra Civil española, "al igual que otras guerras, no fue una gesta heroica ni una locura trágica". "Al contrario, fue un fenómeno que se va labrando poco a poco en una sociedad, resultado de quiebras en la convivencia cívica de los españoles de distinto pelaje, hasta llegar a cruzar el umbral y pensar 'o mato o me matan'", ha explicado.

   Por ello, ha insistido en la importancia de abordar el pasado "sin ningún encono partidista ni como estudio propagandístico", sino desde la ecuanimidad, para "evitar a los sectarios". "Hemos dejado mucha violencia a partir del año 1975 y eso es lo que hay que recordar", ha añadido.

   "Se puede vivir con conflictos, pero en paz y sin recurrir a la violencia general. Recordar la Historia es un antídoto y un elemento catártico contra soluciones del tipo 'volvamos a las armas', porque se aprende que, aunque ganes, vuelves a perder. Nadie sale indemne de una guerra, ni las familias ni los territorios", ha concluido.