La rebaja del IVA de los libros electrónicos sigue bloqueada por el veto de República Checa

Publicado 13/07/2018 14:14:18CET

BRUSELAS, 13 Jul. (EUROPA PRESS) -

Los ministros de Economía y Finanzas de la Unión Europea (Ecofin) han intentado de nuevo este viernes conseguir un acuerdo que permita a los países que lo deseen aplicar un IVA reducido a los libros electrónicos y las publicaciones digitales, pero por tercera vez han sido incapaces de alcanzar un pacto a causa del veto que República Checa mantiene sobre la reforma.

Como ya sucedió en mayo de este año y en junio de 2017, los titulares de Finanzas del bloque comunitario no han conseguido desbloquear la nueva normativa, que necesita la unanimidad de todos los socios por tratarse de un asunto de materia fiscal.

El ministro de Finanzas de Austria, Harwig Löger, que este semestre ostenta la presidencia del Ecofin, ha certificado tras escuchar al resto de ministros que este viernes no ha sido posible alcanzar el acuerdo, pero ha valorado los avances conseguidos y ha confiado en que sea posible en la reunión de octubre.

La responsable checa de Finanzas, Alena Schillerová, ha sido la única entre los ministros que han participado en el debate que no ha apoyado la propuesta y se ha limitado a afirmar que será "lo más flexible posible en un futuro cercano".

La legislación europea vigente obliga a los Estados miembros a gravar los libros electrónicos con el tipo estándar del IVA, que establece al menos en un 15%. De hecho, el Tribunal de Justicia de la UE (TUE) tumbó leyes de algunos países, como Francia y Luxemburgo, que aplicaban a estas publicaciones el tipo reducido.

Países como Italia, Suecia, Bélgica, Francia y Alemania han intervenido en el debate para apoyar el cambio legislativo. El alemán Olaf Scholz ha hablado incluso de la necesidad "urgente" de sacarlo adelante para no perjudicar a la prensa digital y a la industria editorial europeas.

La ministra de Economía y Empresa, Nadia Calviño, también ha reclamado la importancia de conseguir el acuerdo y ha pedido en su turno de palabra que todos los países asuman el mismo "espíritu de compromiso" que tiene España

República Checa se resiste a dar su apoyo a esta reforma hasta que el resto de países de la UE acepten otro borrador de normativa en materia de IVA, la llamada reversión del sujeto pasivo de este tributa, que también necesita unanimidad entre los socios europeos.

Esta otra reforma daría la posibilidad a los Estados miembros de modificar el funcionamiento genérico del pago del IVA para que, en operaciones entre empresas con un valor de más de 10.000 euros, sea la sociedad compradora la responsable de cumplir con las obligaciones tributarias con respecto a este impuesto en lugar de la compañía vendedora.

Praga argumenta que necesita tener esta posibilidad para completar su batería de medidas encaminadas a combatir el fraude de IVA. Sin embargo, cuenta con la oposición de Eslovenia y Francia, cuyo representante ha afirmado que todavía son necesarios más "trabajos" para llegar a un acuerdo "aceptable" para todos.

Otro grupo numeroso de países, entre los que se encuentra España, han explicado que tienen dudas sobre esta medida, pero han mostrado su disposición a aceptarla para levantar el bloqueo a la misma.