Susanna Tamaro fabula "contra el cinismo" en 'La tigresa y el acróbata': "Desde ahora, solo escribiré para niños"

La escritora Susanna Tamaro
VICKI SATLOW
Publicado 29/05/2017 14:55:34CET

   MADRID, 29 May. (EUROPA PRESS) -

   La escritora Susanna Tamaro regresa a la novela tras varios años de silencio con 'La tigresa y el acróbata' (Seix Barral), una fábula "contra el cinismo" que supondrá su último trabajo para adultos. "Desde ahora, solo escribiré para niños", ha adelantado en una rueda de prensa en Madrid.

   "Con 'La tigresa y el acróbata' he terminado mi legado espiritual y no creo que escriba más novelas, tal vez cuando tenga cien años", ha bromeado la autora italiana, quien no obstante seguirá escribiendo para un público infantil, porque siente que "tienen necesidad de cosas bonitas". "Escribir para ellos es más difícil, pero sientes que, si les das cosas bonitas, son como plantas que se riegan", ha añadido.

   Tamaro ha reconocido sentirse "sola" en muchas ocasiones por esa postura 'humanística', contraria al alejamiento de la naturaleza y la superficialidad. "Me siento como la tigresa de mi libro", ha señalado, en alusión al animal protagonista que busca la libertad durante toda su vida.

    'La tigresa y el acróbata' cuenta la leyenda de un animal salvaje que rechaza su destino para conocer nuevos lugares, si bien esa búsqueda conllevará superar numerosas dificultades, incluidas el cautiverio. Tamaro deja también un papel 'oscuro' a los seres humanos, "único animal de la naturaleza capaz de matar por envidia".

"NIÑOS MIMADOS"

   "El pesimismo es parte de mi carácter, aunque siempre abrigo esperanza y por eso escribo", ha señalado la autora, quien cree que el mundo es "mucho más hostil ahora" que hace varios años. "Los niños están muy mimados, lo tienen todo y están controlados por el móvil. Un mundo en el que se ha impuesto el cinismo representa el final de la civilización", ha aseverado la autora del 'best seller' 'Donde el corazón te lleve'.

   A su entender, la sociedad necesita "aspirar a la inocencia" de los niños, lo que llevaría a un mundo mejor. "Cuando leí el Evangelio, una de las frases que me marcó fue la de que había que volver a ser como niños. Ése es el sentido de toda vida humana: envejecer es dejar atrás todo lo que acumulamos y volver a tener ojos de asombro", ha defendido.

LA NATURALEZA Y TRIESTE

   La relación del hombre con la naturaleza también ocupa gran parte de las páginas de este libro, entre ellas la del papel que juegan los circos con animales, de tradición en Italia. "No me gustan estos circos, me angustian. Sé que hay una relación profunda entre los animales y sus cuidadores con la domesticación, pero no se puede tener a animales salvajes encerrados como los tigres o elefantes", ha indicado.

   Además, cree que es de "gran pobreza" este alejamiento de la naturaleza en favor de las urbes. "Somos parte de la naturaleza y no nos damos cuenta de eso. Llevo viviendo en el campo 30 años y es trágico observar las consecuencias del cambio climático: en Italia ya no llueve y estamos en niveles de África", ha lamentado.

   Tamaro ha reconocido la influencia de los cuentos de Andersen en su escritura, pero sin lugar a dudas su lugar de nacimiento (Trieste) ha sido "fundamental". "Es un lugar que no tiene raíces únicas y eso predispone mucho para la literatura. Es un lugar prácticamente apátrida", ha concluido.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies