Thomas Weber estudia el paso 'De Adolf a Hitler': "Convertirlo en un monstruo no sirve de nada"

Entrevista con el historiador Thomas Weber por la biografía De Adolf a Hitler
Europa Press
Publicado 13/06/2018 15:19:03CET

   El historiador ve similitudes entre Cataluña y la Baviera independentista de entreguerras: "Hay que tomarlo en serio"

   MADRID, 13 Jun. (EUROPA PRESS) -

   El historiador Thomas Weber estudia en 'De Adolf a Hitler' (Debate) los pasos que a principios de la década de los 20 del siglo pasado dio el futuro dirigente nazi para su radicalización, defendiendo que "quizás haya que humanizar al personaje y tener empatía para entender qué pasó, porque convertirlo en un monstruo no sirve de nada".

   "No se trata del Síndrome de Estocolmo del autor que trabaja muchos años sobre una persona, creo de verdad que la empatía --y no la compasión-- con Hitler es necesaria. Convertirlo en un monstruo no sirve de nada ni ayuda a detectar nuevos 'Hitlers' que haya en el futuro", ha explicado en una entrevista con Europa Press el historiador alemán.

   Así, ha reiterado la importancia de entender al dirigente nazi como a una persona que "pensaba que estaba haciendo algo positivo". Por ello, rechaza que las únicas imágenes que se conozcan de Hitler sean aquellas en que sale enfervorecido dando discursos a gritos a una gran cantidad de seguidores.

   "¿Por qué una nación entera iba a seguir a alguien así, que se pasa el día gritando? Hoy hay muchos 'hooligans', pero no son el verdadero peligro: los verdaderos peligros son las personas que se visten y hablan como cualquiera de nosotros y pueden ser amables: de hecho, a Hitler le encantaba hablar con la gente y le encontraban encantador", ha afirmado.

   En 'De Adolf a Hitler' el historiador se dirige a los años después de la I Guerra Mundial, cuando el líder nazi se acercó al comunismo y llegó a defender a judios perseguidos. Su paso por Munich dio un giro a su ideología y Weber se detiene especialmente en los momentos en los que comienza a asumir distintos liderazgos hasta llegar al Partido Nacional Socialista Obrero alemán --desde donde intentará un golpe de estado y escribirá 'Mi lucha'--.

   Preguntado sobre si hay algún líder político que tenga similitudes con los comienzos de Hitler, Weber ha aseverado que "hay que ser cautos haciendo comparaciones", pero sí ve "unos tiempos de demagogia que tienen cierto parecido". "Hitler era muy narcisista y los líderes populistas de hoy también lo son", ha añadido.

CATALUÑA Y BAVIERA

   Por ello, ha ofrecido como receta para evitar "nuevos Hitlers" que "se escuche a las personas, porque cuando aparece un demagogo, ya es demasiado tarde". De hecho, ha puesto como ejemplo la independencia de Cataluña, un "tipo de preocupación" que cree "hay que tomarse en serio", llegando a comparar estas aspiraciones con las de Baviera tras la Primera Guerra Mundial.

   "Si vemos las condiciones en España, se puede pensar que es similar a la crisis en Baviera. No se puede decir solo 'esto va en contra de la Constitución' ni que se trata de hacer enemigos o enviar gente a la cárcel", ha alertado, aseverando que en España "no se están abordando las verdaderas preocupaciones" de una población que "en un 50%" aspira a la independencia.

   Según Weber, "hay algo que se está gestando, ciertas similitudes en Cataluña que pueden crear las condiciones en las que pequeños partidos políticos lleguen a sacar el máximo beneficio". En este sentido, ha apuntado que en sus comienzos el partido nazi tenía cerca de 100 miembros y había una situación de crisis económica.