38 años sin Ian Curtis: El icónico líder de Joy Division en 5 clásicos

IAN CURTIS
CORDON PRESS
Actualizado 18/05/2018 11:32:56 CET

MADRID, 18 May. (EDIZIONES - David Gallardo) -

El que fuera líder de Joy Division, Ian Curtis, es uno de los más icónicos poetas malditos de la historia de la música, debido a sus textos profundamente oscuros, su magnetismo escénico e interpretativo y a una personalidad tan intrincada como convulsamente fascinante.

Nacido en Manchester el 15 de julio de 1956, su paso de la categoría de leyenda a la de icono se produjo dramáticamente el 18 de mayo de 1980, este viernes hace 38 años, cuando Ian Kevin Curtis se colgó en la cocina de su casa mientras escuchaba el disco The Idiot de Iggy Pop.

Un colofón sin duda a la altura de uno de los cantantes más carismáticos de la historia del rock, con esa mezcla de voz inerte y doliente que se hacía carne sobre el escenario con unos bailes resultado de sus trastornos epilépticos.

En el 38 aniversario de su fallecimiento, repasamos su trayectoria en 5 canciones.

WARSAW

Formados en 1976, Joy Division publicaron su primer EP en junio de 1978 con el título de An ideal for living. La canción que abría la trayectoria del grupo era Warsaw, precisamente el nombre anterior del cuarteto antes de ser oficialmente Joy Division. Un tema que refleja perfectamente los inicios punks de la formación clásica integrada por Ian Curtis, Bernard Sumner, Peter Hook y Stephen Morris.

DISORDER

Tras llamar la atención de público y crítica, Joy Division debutaron con Unknown pleasures, su primer largo en 1979 y un sonido que ya estaba sentando las bases del post-punk, dejando de lado la rabia imperante en el Reino Unido hasta ese momento.

SHE'S LOST CONTROL

Unknown pleasures sentaba las bases del sonido de la banda con clásicos como Disorder, She's Lost Control y Shadowplay. Marcando tendencia desde la oscura grandilocuencia y la egregia figura de un Curtis todo tormento y aristas plagado de destructivo magnetismo.

LOVE WILL TEAR US APART

El amor nos destrozará es la canción que mejor representa el ambiente post-punk de la Gran Bretaña de principios de los ochenta. Sombría, desesperada y casi premonitoria, fue lanzada como single en abril de 1980. Un mes después, Ian Curtis se suicidaba mientras su mayor éxito se convertía en un clásico inmortal.

ISOLATION

Closer, el segundo y último álbum de la banda, fue lanzado en julio de 1980 y es considerado como uno de los discos más importantes del movimiento post-punk. Las guitarras pierden terreno ante teclados y programaciones tétricas y ambientaciones fúnebres que han influido en cientos de grupos posteriores a lo largo de los años. Pero ninguno pudo igualar su intensidad a vida o muerte.

Contador