Barenboim lamenta que los políticos no sean "gente de mucha cultura" y tiendan a considerar la música como "elitista"

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico
Contador

Actúa el próximo día 27 en Madrid

Barenboim lamenta que los políticos no sean "gente de mucha cultura" y tiendan a considerar la música como "elitista"

Barenboim presenta su nuevo trabajo en Madrid
EUROPA PRESS
Publicado 22/11/2016 23:17:10CET

MADRID, 22 Nov. (EUROPA PRESS) -

El pianista y director de orquesta Daniel Barenboim, uno de los intérpretes más singulares y profundos de la escena musical actual, ha lamentado este martes que los políticos en general no sean "gente de mucha cultura" y tiendan a considerar la música como algo "elitista" y una considerado "una gran lástima" que no haya educación musical en las escuelas.

"La música es todo menos elitista", ha enfatizado durante la presentación este martes en Madrid de su último álbum, 'On my new piano', publicado a principios de noviembre por el sello Deutsche Grammophon.

Tras aclarar que él no se siente suficientemente informado como para opinar al ser preguntado por la ausencia de una cartera en el Gobierno dedicada exclusivamente a la Cultura, el pianista ha lamentado que sean "pocos" los políticos que "tienen interés y conocimiento suficientes para opinar sobre cultura" y ha recordado que lugares como Alemania, "donde la cultura tiene mayor importancia que en los países latinos", no tuvo un Ministerio de Cultura hasta 2001.

En esta línea, el director de orquesta ha considerado "una gran lástima" que no haya educación musical en escuelas. "Cuando yo era joven, la música formaba parte de una cultura general. Hoy en día no es el caso, se puede ser muy culto sin tener idea de música. Si no se tiene música en casa, no hay en la escuela, se va a la Universidad y ya es tarde. Habría que hacer algo por la educación musical", ha argumentado.

Por este motivo, el gran pianista decidió crear una academia de música en Berlín que fue inaugurada el pasado año, inspirada en la orquesta el West-Eastern Divan Workshop, que reúne a jóvenes músicos de Israel y países árabes cada verano para tocar juntos y promover así el diálogo entre las diversas culturas de Oriente Medio.

El también Premio Príncipe de Asturias de la Concordia ha señalado que esta ausencia de atención a todo lo que representa el mundo de la cultura está relacionado con los periodos difíciles como los que está viviendo el mundo en la actualidad, haciendo referencia al conflicto sirio y las dificultades económicas mundiales. "Hay cosas que son más urgentes, que no más importantes, que la cultura y por eso se tiende a dejarla de lado", ha argumentado.

Y siguiendo con el análisis del momento actual, el pianista argentino ha valorado la reciente victoria de Donald Trump en las elecciones presidenciales de Estados Unidos para asegurar que se siente "horrorizado" ante las propuestas que planteó el republicano durante la campaña electoral.

"Si hace lo que dijo que iba a hacer es una catástrofe y si no lo hace también lo es", ha enfatizado Barenboim, quien ha considerado que su victoria no es cuestión de "democracia". "Es cuestión de dinero al final. El que tiene más dinero para hacer más campaña tiene más posibilidades de ganar. El principio de democracia es la reflexión del pueblo y eso no lo tenemos hoy en día; el sistema está para mí intelectualmente corrupto", ha concretado.

UN PIANO QUE LE FASCINÓ

Barenboim actuará el próximo domingo, 27 de noviembre, en Madrid con su nuevo piano, diseñado por él mismo y el fabricante belga Chris Meane. Su actuación en el Auditorio Nacional de Música de Madrid está enmarcada dentro de la 47ª temporada de Ibermúsica y será la tercera de su gira española. Primero ofrecerá un recital en Zaragoza el miércoles 23 de noviembre y en Barcelona al día siguiente, donde están las únicas entradas aun disponibles.

El nuevo instrumento que acompaña al músico en la gira está basado en la versión restaurada del piano del pianista Franz Liszt que Barenboim utilizó en un recital en Siena en 2011. Tiene las cuerdas rectas y paralelas en lugar de diagonales, lo que "genera un sonido más transparente y cálido que el producido por los pianos modernos", ha explicado el músico. "Nunca ningún piano me había fascinado como el de Liszt", ha confesado.

El pianista ha asegurado que este artilugio es más sensible y hay que tener "más cuidado" al tocarlo porque puede "chillar" con más facilidad. Según ha comentado, admite notar la diferencia con el resto de pianos modernos al tocarlo, pero desconoce si el público la nota al escucharlo.

Barenboim cuenta con dos pianos fabricados de la misma manera por Chris Meane, que utiliza indistintamente. A pesar de su admiración por este nuevo instrumento que proporciona "la modernidad de los nuevos materiales y la peculiaridad del sonido de las cuerdas paralelas de entonces", según ha explicado, no descarta volver a utilizar en alguna ocasión alguno de los otros pianos más modernos que posee.

IBERMÚSICA

Su actuación tendrá lugar en el marco de los ciclos de Ibermúsica, donde ya ha actuado en más de 130 ocasiones por toda España hasta la fecha. Se trata de uno de los grandes intérpretes de los siglos XX y XXI y una figura clave que ha incorporado a su trabajo un credo ético e intelectual insobornable.

La 47ª temporada de Ibermúsica, en la que se encuadra esta actuación, arrancó el pasado*24 de junio*con el concierto inaugural de la Filarmónica de Viena. Desde entonces, y hasta mayo de 2017, Ibermúsica ha programado 25 conciertos con 12 de las mejores orquestas del mundo.

Se trata de la marca que lleva cerca de medio siglo trayendo lo mejor de la música a España. La institución, fundada por Alfonso Aijón, ha evolucionado en concordancia con los tiempos y ha sabido preservar el interés por la música clásica.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies