Freedonia: "El soul le gusta a todo el mundo, aunque algunos no lo sepan"

Freedonia
Foto: FREEDONIA
Actualizado 03/12/2014 11:34:03 CET

MADRID, 3 Dic. (EUROPA PRESS - Lara Lussón) -

   Es posible que el soul en España nunca haya alcanzado la popularidad de otros estilos, posiblemente por su distancia con la música comercial que se escucha en radios y discotecas. Es posible que nunca haya atraído a un público de masas, pero lo que es seguro es que en los últimos años está calando más entre el público español, posiblemente también gracias a Internet y las nuevas tecnologías.

   Prueba de ello es Freedonia, una banda compuesta por diez músicos que se ha convertido en la última década en la gran referencia del soul en nuestro país. Inmersos en una gira que les llevará este viernes a la sala Joy Eslava de Madrid, Israel Carmona (trombón) e Israel Checa (batería) aseguran a Europa Press que "el soul le gusta a todo el mundo, aunque algunos no lo sepan".

   Presentan 'Dignyty & Freedom', un álbum cargado de "mucha energía" en el que su público puede encontrar letras "que tienen mucho que ver con la vida cotidiana". Alegría, dolor, baile, sufrimiento, pero sobre todo positividad, son algunos de los sentimientos que esta banda transmite tanto en su CD como en sus directos, en los que todos ellos se dejan la piel y ponen "toda la carne en el asador. Como si cada vez que tocamos fuese la última de nuestras vidas".

   Quieren cambiar las cosas y prueba de ello es el título de su álbum, que refleja la filosofía de este grupo y su manera de trabajar, siempre de manera autogestionada, dejando a la SGAE al margen por principios y sin una gran multinacional detrás que les avale. "Tampoco tenemos -ni queremos- un señor con dinero que quiera hacernos famosos", explican. Y es que nadie en este grupo quiere ser "estrella del rock and roll", tan solo aspiran a vivir de la música "dignamente".

   El nombre de su trabajo va en esa línea, es un tributo a su forma de trabajar y de entender la música. Freedonia graba sus propios discos, los edita e incluso les pone los códigos de barras. El trabajo de post-producción también corre de su cuenta.

   Sacar adelante un trabajo entre diez personas no debe ser fácil si no existe una gran coordinación. Por eso, 'Dignyty&Freedom' también es la reafirmación del valor del trabajo en equipo para este grupo que se olvida de los egos, del individualismo y de la competición para aunar esfuerzos y acercarse más "a la colaboración y la cooperación". "Llevamos diez años conociéndonos, cediendo y yendo en la misma dirección para lograr que todo el trabajo salga. Aquí no hay un cerebro único, apostamos siempre por la inteligencia colectiva", afirman.

   Aunque los medios siempre ponen al cantante como el líder de las bandas, en Freedonia eso no existe. Cada uno aporta lo que mejor sabe hacer y componen todos juntos, aunque sí es cierto que en los conciertos procuran que Maika Sitté, la cantante, sea el centro de atención sobre el que dirigir toda la potencia. Gracias a la incorporación de esta nueva voz, de ascendencia guineana, la banda ha cogido un carácter africano "que antes no tenía".

'FREEDONIZAR' LAS CANCIONES

   A pesar de que todos coinciden en que la música con la que más se identifican es con el soul de mediados de los sesenta, no "maman" solamente de ese género. Su apuesta va encaminada a 'freedonizar las canciones', como ellos mismos explican. "A todo le damos una vuelta de tuerca para que sean discos muy personales, poco lineales y llenos de momentos diferentes".

   Ya presentaron su último trabajo en Rabat (Marruecos), en el festival 'Visa for Music' que se celebró el pasado mes de noviembre, donde fueron la única representación española del cartel y de donde salieron con un gran sabor de boca. "Funcionó genial, nos demostramos a nosotros mismos que la música que hacemos no tiene fronteras". Ahora pretenden terminar de romper esas fronteras y su sueño es recorrer el mundo presentando a Freedonia, aunque por el momento apuntan a Europa, Estados Unidos y Japón.

   Las canciones las graban en analógico, porque sienten que de esta manera las mezclas son "únicas y artesanales". "La gente que escuche un disco de Freedonia y luego vaya a un concierto va a escuchar algo muy parecido", relatan. Y para respetar aún más si cabe ese proceso analógico, todos sus trabajos los graban en vinilo, aunque son conscientes de que los tiempos cambian y sus temas se pueden encontrar en todos los formatos.

LAS BARRERAS DE LA POLÍTICA

   Como grupo autogestionado que ha decidido romper con algunos moldes, si se les pregunta por la política tienen mucho que decir. Definen la situación actual como "un momento de anticultura" en el que únicamente se ponen impedimentos al trabajo, que en la mayoría de los casos termina por convertirse en algo "precario con lo que solo podemos malvivir". "¿De qué sirve un premio si no tenemos un apoyo diario? La política lo único que hace es poner barreras a la cultura", se lamenta Carmona.

   "Lo que hay ahora no es política, vivimos en un momento en el que es casi imposible montar un proyecto de ámbito artístico en España. Te agobian y te hacen la vida imposible", añade Checa para terminar.

    Freedonia presentan su nuevo disco este viernes 5 de diciembre en la Sala Joy Eslava de Madrid.

Previa YoutubeCargando el vídeo....

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies