La odisea de Mago de Oz en Bolivia: Conciertos cancelados, acusaciones cruzadas y músicos detenidos

Mago de Oz
WARNER MUSIC ESPAÑA - Archivo
Actualizado 12/06/2018 17:28:45 CET

MADRID, 12 Jun. (EDIZIONES) -

Los integrantes de Mägo de Oz se encuentran ya en Ecuador después de unos días en Bolivia que se han terminado convirtiendo en una odisea que ha incluido denuncias policiales e incluso las detenciones de dos de sus miembros, el batería Txus y el violinista Mohamed.

"Todos estamos bien (dentro de lo posible) y estamos intentando olvidar esta mala experiencia. Gracias a todos los que estáis escribiéndonos preocupados y a tantas muestras de apoyo que estamos recibiendo", destaca el grupo español en comunicado recogido por Europa Press.

En esta línea, Mago de Oz anticipa que este miércoles publicarán otro comunicado en el que contarán "la verdad de lo que este impresentable de Gustavo Robar y su equipo" les "hicieron pasar" en el país sudamericano, al cual habían acudido para actuar con su gira treinta aniversario.

"Hasta ahora hemos guardado silencio por las amenazas que nos hicieron tanto la Policía Boliviana como la empresa del susodicho hijo de la gran puta de Gustavo Tobar. Ahora nos toca hablar a nosotros. Tendréis las explicaciones pertinentes. Ahora necesitamos dormir y olvidar, pues llevamos 16 horas de viaje y tenemos concierto en Portoviejo", apunta la banda.

DESENCADENANTE DE LA ODISEA

Los problemas comenzaron el viernes 8 de junio en la ciudad de La Paz, donde el concierto inicialmente previsto con orquesta sinfónica tuvo que realizarse con la banda en su formato habitual debido a la "insuficiente gestión por parte del promotor local Gustavo Tovar", según destaca Mago de oz en otro comunicado.

"Cuando llegamos al recinto nos llevamos la sorpresa de las múltiples carencias que en cuanto a montaje y sonorización había", explica el grupo, que decidió actuar sin la orquesta sinfónica al no garantizarse un "mínimo de calidad" y por "respeto al público".

A este respecto explica el grupo: "Nuestro director de orquesta lleva meses trabajando con prestigiosos músicos de la Orquesta Sinfónica que se ofreció aquí en Bolivia a acompañarnos. Él llego a La Paz antes para seguir trabajando con ellos y hacer entre todos los ensayos generales pertinentes, cosa que fue del todo imposible".

La mala fortuna hizo de presencia entonces en forma de lluvia, lo cual llevó al grupo a tener que cancelar su actuación antes de tiempo. Esto derivó en una sucesión de acusaciones cruzadas que se complicaron aún más a la mañana siguiente cuando, según el promotor local, el grupo no se presentó a la hora prevista para emprender viaje hasta Potosí, su siguiente parada en aquel país.

Esto derivó en la detención por "estafa a víctimas múltiples" al no realizarse el concierto previsto en esa otra ciudad boliviana de la mánager del grupo, Lidia Cruz, el violinistsa Mohamed y el batería Txus di Fellatio. Horas después, banda y promotor acordaban la celebración de un concierto en La Paz en la noche del domingo 10 de junio (se pudo acceder con las entradas de los dos shows cancelados los días 8 y 9).

ACUSACIONES DEL GRUPO

Tras realizar el concierto del día 10 en La Paz y ya desde Ecuador, Mago de oz asegura que un representante de la empresa de sonido les dijo minutos antes de salir a escena ese día 10 que no podían tocar hasta que no les pagara el promotor Gustavo Tobar, que no había abonado las cantidades acordadas para los conciertos en Bolivia (país donde la banda sí actuó el día 6).

"Nos dicen que tienen orden de recoger el equipo, por lo que se volvería a suspender otro concierto en Bolivia. Con esta clase de tipejo hemos tenido que lidiar. Os contaremos como sobornó a cuatro policías (de los que daremos sus nombres, apellidos y rango) para encarcelar a tres miembros de Mägo de Oz", destaca la banda.

Y aún para terminar, un último mensaje por parte de Mago de Oz: "Desde aquí dejar claro que los fans bolivianos son lo mejor que nos ha pasado en estos días y que por ellos estamos dispuestos a volver algún día con otra empresa (que de echo ya se ha puesto en contacto con nosotros) ofreciéndonos hacer Diabulus in Opera -el espectáculo sinfónico- en las condiciones que se merecen nuestros fans, y que saben de la mala fama de este tipejo en Bolivia".

Por su parte, el gerente propietario de FM Rock Producciones, Gustavo Tobar, ha calificado al grupo de "hipócrita" y ha afirmado en medios locales que la promotora cumplió con los requerimientos del grupo llevando equipos de Argentina, a pesar de lo cual el día 8 no quisieron terminar el espectáculo por la tormenta que se registró en La Paz.

Tobar ha afirmado que la banda es muy complicada, que está acostumbrada a cancelar shows y que el certificado médico que la mananger le presentó para excusar la ausencia al concierto de Potosí era falso. Finalmente, anticipa que devolverá el dinero de las entradas al público.