Sofía Ellar: "Las mujeres tenemos que dejar de compararnos constantemente con los hombres e ir por nuestro lado"

SOFÍA ELLAR
SOFÍA ELLAR
Actualizado 26/03/2018 18:51:27 CET

MADRID, 26 Mar. (EUROPA PRESS - David Gallardo) -

Tras llenar la sala madrileña Joy Eslava durante tres noches consecutivas a principios de marzo -los días 8, 9 y 10, concretamente-, Sofía Ellar (Sofía Lecubarri y Ruigómez, Londres, 1993) tiene por delante un intenso año para seguir presentando su reciente segundo disco, Nota en do (2018), que llega con la misión de al menos igualar el éxito de su debut, Seis peniques (2017).

"La última gira la cerramos con un sold out en La Riviera y fue genial. Quería volver a Joy Eslava, la sala donde inauguré mi primer disco el 3 de marzo de 2017, esta vez con tres fechas", resume a Europa Press Sofía, quien asegura que asimila su creciente popularidad con "serenidad y calma".

Una popularidad que cimentó principalmente en Instagram, una red social en la que cuenta con 150.000 seguidores. "En Twitter me siguen cuatro gatos", bromea con razón, pues ahí tiene poco más de 6.000 fans. Y añade: "No soy de Twitter, creo que en Instagram me colmo totalmente, es algo más visual con imágenes y vídeos".

"Empecé en Instagram cuando solo se podían hacer vídeos de quince segundos y era un verdadero reto para intentar enganchar a la gente. Los likes y los seguidores son estadística al final, pero es verdad que gran parte de mi comunidad está concentrada en Instagram, siguiéndome día a día. Y esa es una vía de comunicación directa", plantea.

Trabajando de manera totalmente independiente, asegura Sofía que lo que más le gusta de esta manera de llevar su carrera es que nadie le tiene que decir "cuando sí o cuando no" a lo que sea. "Yo controlo los tiempos y las canciones, yo hago todo y me acuesto cada día agotada pero feliz de haber construido esto desde cero", destaca.

En esta línea, añade que compone "constantemente", por lo que ya está pensando en su tercer disco. Y con la libertad de movimientos que da la independencia, anticipa que tiene unas canciones en inglés que le gustaría "grabar en los próximos meses y soltarlas a modo de EP". Después, efectivamente, tocaría centrarse en su siguiente álbum.

ACTUACIONES EN DIRECTO

Antes de estos planes, este año tiene prevista una gira para "visitar otra vez todas las ciudades" que ya visitaron el año pasado y "algunas más". "Me reclaman mucho desde Mallorca y Tenerife, por ejemplo. Quiero llevar este disco a todos los rincones de España y quien sabe si podremos cruzar el Atlántico, porque me escriben mucho desde América", señala Sofía, que tiene ya fechas confirmadas en abril en Granada (14), Barcelona (19) y Zaragoza (20).

"Pienso en grande", prosigue, antes de afirmar que quiere que su proyecto "dure en el tiempo". Y agrega: "Me parece bien que digan que soy el fenóneno de Instagram o de los millennials, pero yo Instagram no lo utilizo para monetizar absolutamente nada, sino como una vía de comunicación pura, directa y sencilla con mis fans".

"Lo hago así porque no quiero perder ese punto auténtico", sentencia, antes de lanzar toda una declaración de intenciones: "Yo soy música, no quiero estar relacionada con marcas todo el día o buscando dinero rápido. Quiero plantearlo como una carrera artística que dure en el tiempo. El dinero rápido te puede corromper y quebrar ese largo plazo al que quiero aspirar".

Con ese objetivo, no es de extrañar que destaque Sofía la importancia de las letras en sus canciones, algo que es consecuencia de haber escuchado mucho a cantautores clásicos como Silvio Rodríguez, Pablo Milanés o Luis Eduardo Aute. "Para mí, una canción parte de una poesía que ya es bonita sin música", sentencia.

Eso sí, a pesar de estas referencias tan claras, rechaza la idea de encasillarse a sí misma porque no le gustan las etiquetas. "Igual se me va la olla y hago un tema de reguetón, aunque no lo creo. Vivimos en un mundo tan global que encasillarse no tiene sentido", asegura entre risas pero manteniendo la solemnidad.

Por último, se muestra Sofía "muy orgullosa" de que cada vez haya más chicas en la música y se las vaya "reconociendo". "Me considero súper feminista para las cosas que tienen lógica y sentido. Pero pasamos todo el día comparándonos con los hombres cuando en realidad las mujeres estamos hechas de otra pasta, no tenemos nada que ver", reflexiona.

Y aún añade para terminar: "Tenemos que dejar de compararnos constantemente con los hombres, y tenemos que ir por nuestro lado porque la unión hace la fuerza. Y a veces nosotras somos muy venenosas y envidiosas. Antes de compararnos con los hombres vamos a apoyarnos entre nosotras. Estoy muy contenta de que en el panorama musical haya voces femeninas que digan cosas, que compongan y escriban sus canciones, y no como mujer producto".

Contador