El Teatro Real estrena Muerte en Venecia. Una danza macabra, la adaptación libre de John Neumeier

 

El Teatro Real estrena Muerte en Venecia. Una danza macabra, la adaptación libre de John Neumeier

BALLET DE HAMBURGO MUERTE EN VENECIA
EUROPA PRESS/TEATRO-REAL
Publicado 17/03/2015 18:32:27CET

MADRID, 17 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Teatro Real recibe este miércoles 18 de marzo al Ballet de Hamburgo con el estreno de 'Muerte en Venecia. Una danza macabra', una adaptación libre del coreógrafo John Neumeier sobre el relato homónimo del alemán Thomas Mann, en la que el protagonista del relato, Gustav von Aschenbach, se reencarna en un prestigioso coreógrafo en crisis.

Neumeier ha manifestado este martes durante un encuentro con la prensa que uno de los grandes problemas a los que se enfrentó con esta obra fue "cómo adaptar las palabras a una obra sin palabras", algo que resolvió recurriendo al momento previo de la creación literaria: "Pensé en los pensamientos y emociones que Mann tenía antes de que llegaran las palabras".

Por ello, el director del ballet decidió "transformar al escritor en "un coreógrafo muy intelectual y disciplinado que intenta crear su obra y que está bloqueado". "El ballet no es una obra de Thomas Mann, pero no podría existir sin él", ha dicho.

En cuanto al texto, Neumeier ha señalado que es "extremadamente difícil de entender" y en él se realiza un "análisis muy preciso de la posición del artista en relación con el arte" en el que se plantea la pregunta: "¿Qué es más importante, el arte o la vida?".

Con una duración aproximada de dos horas y media (con una pausa) y dividido en diez escenas, el espectáculo se sirve de música de Johan Sebastian Bach y Richar Wagner para ilustrar el viaje intelectual y emocional de Aschenbach y sus reflexiones sobre el amor, el arte y la muerte.

"Desde muy pronto supe que el universo intelectual, literario y apolíneo creado por Aschenbach debía trasponerse al mundo de la danza con la música de Johann Sebastian Bach", ha asegurado Neumeier, quien ha explicado además que "para el contramundo tan importante, lleno de contrastes, dionisíaco y embriagador en el que Aschenbach se sume en Venecia", eligió la música de Wagner.

DANZA: "HUMANA PERO NO REALISTA"

Neumeier ha señalado que es esencial entender la forma en la que se expresa la danza: "Es humana pero no realista", ha dicho el director del ballet, quien ha explicado que la danza se expresa "en otros términos" puesto que es una "técnica que va más allá del modo natural de moverse" y, por lo tanto, "no es necesario que las expresiones que se muestran hayan existido en la realidad tal cual".

Preguntado acerca de la proyección de su alter ego en el personaje protagonista, Neumeier ha indicado que siempre necesita estar en la creación, aunque ha precisado que "en ningún momento" ha pretendido construir un relato autobiográfico.

En cuanto al Ballet de Hamburgo, el coreógrafo ha señalado que su continuidad ha de contemplarse como si fuera un "río que fluye", el cual "siempre es el mismo, pero siempre es diferente", y en el que un grupo de artistas sigue un concepto de ballet como "modo de expresión humana".

La primera parte de 'Muerte en Venecia. Una danza macabra' (55 minutos de duración aproximada) se compone de cuatro escenas: 'Fama y creación', 'Al borde del agotamiento', 'Sensación de nadar - El viaje a Venecia' y 'El encuentro silencioso - Hôtel des Bains'.

La segunda parte del espectáculo arranca con la escena 'En el Elíseo', seguida de 'Un sueño dionisíaco', 'Metamorfosis', 'Danza de la muerte - Cólera en Venecia', 'El sonido puro del piano: decisión y despedida' y Liebestod'.

El espectáculo del Ballet de Hamburgo se podrá ver en la Sala Principal del Teatro Real los días 18, 19, 20 (20.00 horas) y 21 de marzo (17.00 y 21.00 horas).

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies