Así está convirtiendo Fariña a Sito Miñanco en el Pablo Escobar gallego... y no es solo por el bigote

Retrato de Sito en Fariña
ANTENA 3
Actualizado 22/03/2018 12:15:02 CET

MADRID, 22 Mar. (EDIZIONES) -

Las referencias a la figura de Pablo Escobar, el narco por excelencia, han aparecido desde el primer capítulo de Fariña, especialmente tras la irrupción de Los Panameños que, recordemos, no son una orquesta. Pero en la última entrega de la serie basada en el libro homónimo de Nacho Carretero, los paralelismos que la ficción busca establecer con la mediática figura del Patrón colombiano se han hecho incluso más evidentes.

El cuarto capítulo de la celebrada ficción de Antena 3 arranca con Sito convertido en ídolo de los suyos, dándose un baño de multitudes en el partido del Club Juventud Cambados. Mientras sueña el Miña terra galega de los Siniestro Total, y después de ser anunciado por el speaker sito irrumpe en el campo. Acompañado de la que ahora es su pareja, Camila, hace el saque de honor mientras el estadio le reporta una ovación incondicional. No es para menos: Sito ha pagado las obras de renovación de las gradas y el cambio del césped.

Mientras tanto, Terito, Oubiña, Colombo, los Charlines y el resto de sus compañeros en la cooperativa de narcos comentan la jugada desde el campo. "Como quiere la gente a este cabrón", espeta Paquito Charlin (Xosé Antonio Touriñán). "Sus buenos cuartos le está costando", apostilla Oubiña (Carlos Blanco) abrazado a su flamante esposa Esther. "Es listo", le dice ella.

Una secuencia que recuerda, salvando las distancias, a aquellas imágenes de Pablo Escobar en los campos de fútbol recibiendo también el cariño de hinchas y estrellas del balompié del Atlético Nacional y del Deportivo Independiente de Medellín el que era, según su hijo, el club de sus amores. Y es que el Patrón, al igual que otros señores de la droga colombianos, también utilizó el deporte rey para ganarse el favor de la gente, el cariño del pueblo, adueñándose prácticamente del fútbol colombiano durante la década de los ochenta y principios de los noventa.

Una vinculación que dio mucho que hablar, hasta el punto que se relacionó sus prácticas mafiosas incluso con el mayor triunfo en la historia del Nacional de Medellín: la Copa Libertadores -el torneo homónimo en Latinoamérica a la Copa de Europa o Champions League- que consiguió en 1989. Algunos jugadores de este club llegaron incluso a visitar a Escobar en la privada que se construyó, conocida como La Catedral, durante su periodo de reclusión para jugar partidos de fútbol.

Pero la secuencia en el campo del Cambados era solo el primer guiño de esta suerte de evolución que está experimentando Sito hasta convertirse en el Escobar gallego. Y es que cuando solo llevamos un cuarto de hora de capítulo, el personaje de Jana Pérez compara su amado Sito directamente con Pablo Escobar mientras se 'instalan' en su nueva y lujosa casa.

"Andas con ese futbolista... me recuerdas a Escobar", le dice ella mientras retozan en el suelo. "Sería por el bigote" es la socarrona respuesta de Sito que no estaba como para perder tiempo en comparaciones. Y mientras dan rienda suelta a su pasión, Camila destapa un cuadro, el retrato de Sito que, inevitablemente, recuerda a los que exhiben esos señores de la droga colombianos en los ampulosos salones de sus mansiones.

Y ahora, tal y como le ocurrió a Escobar, Sito se enfrenta a la cárcel... aunque en su caso no es muy posible que se construya una para él solo y su clan como Escobar hizo en 1991 en el lujoso complejo conocido como La Catedral y donde pasó alrededor de un año antes de darse a la fuga.

Contador
Estrenos de cartelera
Bajo El Sol
Bajo El Sol