El Magariños estará en obras desde noviembre para ampliar su pista y permitir al 'Estu' explotar los locales

Actualizado 22/10/2007 13:31:33 CET

MADRID, 22 Oct. (EUROPA PRESS) -

El pabellón Antonio Magariños, en el que entrenan y juegan todas las categorías inferiores del club de baloncesto Estudiantes y realizan sus prácticas de educación física y deporte los alumnos del Instituto Ramiro de Maeztu, será reformado por el Gobierno regional mediante una inversión de un millón de euros.

Las obras comenzarán a mediados del próximo noviembre y permitirán renovar estas instalaciones deportivas, que tras el intensivo uso registrado en sus 35 años de vida presentan un "notable grado de envejecimiento", especialmente en la zona de vestuarios y en las instalaciones de electricidad y fontanería, sostiene la Comunidad de Madrid.

El consejero de Deportes Alberto López Viejo presentó hoy la primera fase del proyecto, que prevé ensanchar la pista de baloncesto en nueve metros, para que dé cabida a dos canchas cruzadas.

También se instalará un pavimento de tarima de roble de última generación y se renovará la climatización, pintura, fontanería y electricidad del edificio, ubicado entre las calles Serrano y Jorge Manrique, en Madrid capital.

Después, está previsto abordar la segunda etapa de las obras, ya estudiada en sucesivos anteproyectos y que consistirá en la renovación completa de los vestuarios, la creación de un centro médico y de rehabilitación, la mejora del gimnasio y la recuperación de la antigua piscina, además del cumplimiento de los preceptivos requerimientos en materia de seguridad.

Además, una vez finalizada la reforma, el Club Estudiantes podrá explotar los espacios comerciales del edificio a cambio del pago de un canon a la Comunidad de Madrid.

UN PABELLÓN MUY "ENVEJECIDO".

Durante su visita al pabellón Antonio Magariños, López Viejo expresó el compromiso de su departamento con el baloncesto y el deporte base y admitió que, debido a los "miles de jóvenes que cada fin de semana practican deporte" en estas instalaciones, éstas "han envejecido mucho de tanto uso".

El pabellón Antonio Magariños fue testigo de algunos de los mejores éxitos de los jugadores del club de balonmano del Atlético de Madrid y ha sido sede de numerosas competiciones locales y nacionales de fútbol sala.

Se trata de un edificio singular de uso deportivo que fue construido hace 35 años, según proyecto del arquitecto Antonio Vázquez de Castro, destinado fundamentalmente a la práctica del baloncesto, la competición de los equipos inferiores de Estudiantes y la enseñanza de gimnasia del centro de educación Ramiro de Maeztu.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies