Grupo B: España y Serbia aspiran a liderar el grupo más duro del torneo

Pau Gasol en el España - Serbia de la Copa del Mundo
FIBA
Actualizado 04/09/2015 14:45:19 CET

MADRID, 4 Sep. (EUROPA PRESS) -

La selección española se postula como aspirante al primer puesto en el Grupo B del Eurobasket, que se disputará en Berlín a partir de este sábado y que está unánimemente considerado como el más duro de toda la competición, ya que también figuran la vigente subcampeona mundial Serbia, la Italia más poderosa de los últimos años y la Alemania del sempiterno Dirk Nowitzki.

España sigue manteniendo un bloque potente pese a las bajas, pero el propio seleccionador Sergio Scariolo se ha mostrado "impresionado" con el rendimiento de Serbia durante esta preparación, situándola junto a Francia como los dos rivales que ve más temibles en el hipotético camino a un tercer oro continental.

Liderada desde el banquillo por el carácter guerrero de Aleksandar Djordjevic, exjugador de Barcelona y Real Madrid, la selección balcánica se convirtió en la gran sorpresa de la última Copa del Mundo, donde se colgó la medalla de plata siendo superada únicamente por Estados Unidos.

Serbia ya no puede ir de puntillas, como hizo el año pasado en España, y ahora todos los rivales le conceden la vitola de clara candidata al oro. La sabia dirección de Milos Teodosic y la versatilidad de Nemanja Bjelica, MVP de la pasada Euroliga que acaba de saltar a la NBA con Minnesota Timberwolves, se mantienen como principales argumentos sobre la cancha.

En el juego interior, ya no tiene al veterano Nenad Krstic, pero sí a Miroslav Raduljica, uno de los jugadores revelación de la Copa del Mundo de España, y a Zoran Erceg. Los dos bases del Unicaja Nemanja Nedovic y Stefan Markovic también integran una plantilla talentosa y competitiva, en línea con la tradición de la antigua Yugoslavia.

Muchas más ganas de reivindicarse tiene Italia, una selección histórica del baloncesto con diez medallas europeas en su palmarés, pero cuya sequía se alarga más de una década, concretamente desde el bronce que conquistó en 2003.

Para cerrar esta mala racha, el seleccionador Simone Pianigiani ha logrado reclutar a sus tres estrellas NBA: Marco Belinelli (Sacramento Kings), Danilo Gallinari (Denver Nuggets) y Andrea Bargnani (Brooklyn Nets). Tres jugadores con calidad y experiencia suficientes para decidir un partido.

Precisamente de la mejor liga del mundo acaba de volver otro gran atacante como Luigi Datome, redondeando el peligro de un equipo que también cuenta con la juventud de Alessandro Gentile y cuyo mayor punto débil podría aparecer en el juego interior, ya que Bargnani padece cierta 'alergia' por la zona, y únicamente tiene a Marco Cusin como alternativa de centímetros.

NOWITZKI VUELVE PARA UN ÚLTIMO BAILE

El gran retorno de la competición lo protagoniza Dirk Nowitzki, que llevaba cuatro años sin vestir la camiseta alemana. Jugar delante de su público en Berlín y la posibilidad de disputar unos últimos Juegos Olímpicos han llevado a uno de los grandes jugadores de la historia a volver a su equipo nacional con 37 años.

El ala-pívot de Dallas Mavericks, séptimo máximo anotador histórico de la NBA, quiere reeditar lo ocurrido hace una década, cuando llevó a Alemania hasta la plata europea, e incluso sueña con emular el oro de 1993. A su lado contará con otros dos jugadores NBA: los centímetros de Tibor Pleiss (Utah Jazz), que acaba de abandonar el Barcelona, y la dirección de Dennis Schröder (Atlanta Hawks).

También tiene un líder claro Turquía, en este caso Ersan Ilyasova, que vuelve al combinado nacional tras ausentarse en España 2014. Reforzado tras la nacionalización del base estadounidense Bobby Dixon, nombrado jugador revelación de la última liga turca, el equipo otomano aspira a pelear por un puesto en octavos que, al igual que Alemania, tendrá difícil.

Por último, Islandia aspira a una eliminación honrosa, ya que su clasificación en el grupo más inclemente sería la gran sorpresa en esta primera fase del Eurobasket. El veterano escolta Jon Steffanson, exjugador de Valencia, Granada, CAI Zaragoza y Unicaja, lidera a una plantilla sin nada que perder.