Grupo D: Lituania prepara su candidatura ante rivales asequibles

Jonas Valanciunas
FIBA.COM
Actualizado 04/09/2015 14:45:52 CET

MADRID, 4 Sep. (EUROPA PRESS) -

Sin la vitola de favorita al oro de otros campeonatos, Lituania encara el Eurobasket 2015 como una buena oportunidad de aparecer en la lucha como 'tapada', y que comienzan en un grupo D en el que no deberían tener dificultades, y que completan selecciones que pretenden convertirse en revelación, como República Checa, Bélgica o Letonia, una Ucrania, anfitriona original con muchas bajas, o la modesta Estonia.

Más lejos de la cabeza en las quinielas, pero más cerca que nunca de sorprender en la lucha por las medallas al haber caído en el lado más 'cómodo' del campeonato, los de Jonas Kazlauskas cuentan con un equipo muy correoso cargado de guerreros como Jonas Maciulis, Robertas Javtokas o Paulius Jankunas, liderados por un Jonas Valanciunas que apunta alto.

Sin hacer tanto ruido como en su aparición a nivel internacional hace unos años, el pívot ha hecho un muy buen trabajo en los Toronto Raptors, consolidándose en la NBA como uno de los hombres altos más interesantes del Viejo Continente que ahora apunta al combinado nacional para ser el líder de una candidata al título con ases bajo la manga.

Y es que Valanciunas, de 23 años, estará acompañado de jóvenes que prometen una buena mezcla con los veteranos del grupo y que pueden dar un salto de calidad en el Eurobasket, como Mindaugas Kuzminskas o Domantas Sabonis, hijo del mito Arvydas y sobre el que hay puestas muchas esperanzas en sus genes. Aunque las mayores dudas están en el puesto de base.

El heredero de Sarunas Jasikevicius al timón de Lituania, Mantas Kalnietis, llega al verano tras un año casi en blanco por culpa de las lesiones, y la alarmante falta de relevo la deberá enmendar Lukas Lekavicius, un base muy joven y con muchas lagunas que debuta junto a Arturas Milaknis, que tendrá mucha responsabilidad en el tiro.

SIN OGROS EN EL GRUPO, LA PELEA ESTÁ ABIERTA

Sin embargo, lo más interesante de este grupo, si Lituania hace valer su condición de favorita, es ver cómo se pelean por entrar en la segunda fase el resto de contendientes, puesto que sin más candidatos fijos a pasar de ronda, es la hora de selecciones emergentes como República Checa, Bélgica o incluso Letonia.

Jan Vesely y Tomas Satoransky son el principal argumento de los checos para convertirse en la selección revelación de este Eurobasket, ya que el ala-pívot ha demostrado que es capaz de dar un dolor de cabeza a cualquiera si encuentra las cosquillas al rival, mientras que el base azulgrana es uno de los más prometedores del viejo continente.

Ambos estarán rodeados de jugadores con muchos menos nombre, en un 'roster' en el que continúan clásicos como Lubos Barton o Jiri Welsch junto a los Pavel Pumprla, David Jelinek o Blake Schilb, otra de los hombres clave. Algo similar le ocurre a Bélgica, con Sam van Rossom y el regreso de Matt Lojeski como mejores bazas.

El base de Valencia Basket, que forma una buena dupla de bases con Jonathan Tabu, de Montakit Fuenlabrada, será santo y seña de una selección con una carencia importante en el puesto de pívot, aunque con el plus en la pintura de contar con un Axel Hervelle que se las sabe todas y que debería ser suficiente para acceder a la siguiente fase.

Letonia también buscará pasar de ronda basándose en una amplia nómina de tiradores que pierde fuelle por las lesiones, y la renuncia de Kristaps Porzingis, número '4' del draft y exjugador del Baloncesto Sevilla.

Ucrania, organizadora original del torneo y que firmó un esperanzador Mundobasket, tiene bajas hasta en el banquillo, donde ya no está el técnico estadounidense Mike Fratello, mientras que Estonia busca hacer un papel digno tras 14 años de ausencia.