El Real Madrid confía en el triunfo pese a las bajas ante un DKV en racha que quiere romper su 'gafe' en Madrid

Actualizado 06/01/2007 0:08:21 CET

MADRID/BADALONA, 5 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Real Madrid, tras perder su condición de invicto con dos derrotas consecutivas, confía en regresar mañana (19:00 horas/La2) a la senda de las victorias ante el DKV Joventut, que llega en racha y espera aprovecharse de la debilidad de los blancos por las bajas.

Una victoria daría al Joventut la clasificación matemática para la Copa del Rey, un objetivo ya asegurado por el Real Madrid, y rompería el 'gafe' del equipo verdinegro en feudo madridista, donde acumula 13 derrotas consecutivas, desde el 8 de marzo de 1997.

Ahora, el Madrid también quiere recuperar otra racha, la de 13 victorias consecutivas que le había colocado como líder invicto y prácticamente intratable de la Liga, pero que ha roto en dos jornadas con sus derrotas ante el Akasvayu Girona y el Pamesa Valencia.

Las lesiones de Hamilton, Raúl López y Mumbrú, precisamente los tres ex verdinegros de su plantilla, han afectado al equipo blanco, que afronta dos duelos decisivos para ser cabeza de serie, ante el DKV y el Tau, la próxima semana.

Las lesiones le han llegado en el peor momento, en el que se cruza con los primeros clasificados y, además, tendrá que afrontar un mes más sin Hamilton y no recuperará a Mumbrú hasta marzo. La única buena noticia podría ser la recuperación de Raúl López, casi restablecido de su esguince en el tobillo, aunque aún es duda.

El base de Vic estará casi seguro para la próxima semana, pero es poco probable que pueda jugar mañana, ya que los médicos no quieren forzarle, por lo que el protagonismo será de nuevo para Tunceri y el joven Nguema, que deberán dirigir al equipo con la ayuda de Bullock y la aportación de hombres como Reyes o Smith, siempre importantes.

PARTIDO ESPECIAL PARA PLAZA; DIA DE REENCUENTROS

Ante Akasvayu y Pamesa, pese a la derrota, el Real Madrid plantó cara y tuvo opciones al triunfo y mañana confían en sobreponerse a la adversidad en un duelo que será muy especial para Joan Plaza, que se formó como técnico en la cantera del Joventut y que fue ayudante de Aíto García Renenes, al que admira, de 2003 a 2005.

Además, en la campaña 2003-2004 también estaba en la 'Penya' el preparador físico Joan Ramón Tarragó, mientras que el ayudante de Plaza, Zan Tabak, jugaba en el equipo y todos guardan un gratísimo recuerdo, aunque mañana confían en doblegar a los verdinegros y mantener su condición de invicto en Vistalegre.

UN JOVENTUT AL ALZA

En este duelo entre Plaza y su 'maestro', Aíto quiere imponer la experiencia al frente de un DKV Joventut afronta el choque con el objetivo de romper el 'gafe' en feudo madridista y lograr un triunfo que le aseguraría, ya de forma matemática, su pase a la Copa del Rey.

El equipo verdinegro, cuarto, tiene bien encarada la clasificación, aunque le falta un triunfo para asegurarse un puesto. En la última jornada le espera un partido más asequible, en casa ante el Bruesa GBC, pero llega en racha y convencido de poder vencer al Madrid.

La 'Penya' apunta muy alto este año y jugará con la confianza que le dan sus últimos triunfos, tanto en la ACB como en la Euroliga, en la que acaricia el 'Top-16' tras ganar en la pista del Partizán de Belgrado (74.83), donde sólo había podido vencer el Panathinaikos.

Cuatro victorias consecutivas en la ACB y otras dos en la Euroliga convierten al Joventut en un equipo temible, de nuevo bajo la batuta de Rudy Fernández, que vuelve al escenario de su debut en la Liga, en una semana en la que le espera el choque con el Maccabi Tel Aviv.

El cuadro catalán, con un cada vez más decisivo Ricky Rubio, busca otro triunfo de prestigio ante el Madrid, en un partido que también ofrecerá los reencuentros de dos ex madridistas que ahora visten de verdinegro, Elmer Bennett y Andy Betts, con el que fue su club.