(Resumen) Una Copa igualada hasta donde quiso el Madrid

Felipe Reyes en la final de la Copa del Rey de ACB de A Coruña
ACB MEDIA
Actualizado 21/02/2016 23:55:36 CET

A CORUÑA, 21 Feb. (del Enviado Especial de Europa Press, Rodrigo Trascasa) -

La 80º edición de la Copa del Rey de baloncesto se recordará por lo igualado de cada encuentro, lo abierta que estaba a priori y las sorpresas que terminó ofreciendo en el Coliseum de A Coruña, aunque el campeón resultó ser un Real Madrid que conquistó su tercer título consecutivo.

De entre los ocho citados con la gloria en la capital gallega no había uno que no tuviese razones de su lado para creer. Por un lado estaban los de siempre, Real Madrid y FC Barcelona Lassa, pero no en su mejor momento. Por otro, un Valencia Basket líder de la Liga Endesa y un Laboral Kutxa Baskonia terror de la Euroliga.

Además, la fuerza del anfitrión en manos del Río Natura Monbus, la experiencia de los jugadores del Dominion Bilbao Basket y el gran momento del Herbalife Gran Canaria completaban un cuadro difícil de descifrar. Aunque cada año se esperan los milagros de la Copa, esta vez era con motivos de peso y no hubo que esperar mucho para confirmarlo.

El primer día de competición, el pasado jueves, los dos primeros cabezas de serie a escena caían en cuartos de final. El Barça tropezó en un mal partido (72-73) ante el Bilbao Basket, superado en intensidad y a remolque ante el desparpajo de los de Sito Alonso. El finalista de las seis ediciones anteriores se despedía a las primeras de cambio.

Después, el Gran Canaria daba la campanada al eliminar a un Valencia que había firmado una primera vuelta de Liga Endesa sin perder. El líder de la competición doméstica sufrió el mal del favorito ante un cuadro canario que supo remontar hasta en dos ocasiones más de 10 puntos para citarse con los vascos en las semifinales.

Por el otro lado del cuadro no hubo sorpresas, pero sólo el Madrid cumplió con la autoridad del cabeza de serie. Los de Pablo Laso desmontaron a un Montakit Fuenlabrada con el que habían perdido un mes antes en un gran debut. Sin embargo, el Baskonia sufrió de lo lindo para deshacerse de un Obradoiro que tuvo la prórroga en manos de Waczynski.

EL MADRID COMPLETA UNA COPA SIN FISURAS

Ya en semifinales la Copa no entendía de favoritos. Por un lado, A Coruña se aseguraba un finalista inédito, entre bilbaínos y canarios buscando la primera final de Copa de su historia. El premio fue para los de Aíto García Reneses, un experto en estas lides. Los de Las Palmas remontaron un encuentro que fueron perdiendo por 19 puntos para permitirse soñar.

Por otro lado, en un duelo de gigantes, el Real Madrid se deshizo del Baskonia vengándose de dos derrotas en este 2016 ante los vascos para aspirar a la defensa del título. Sergio Llull, con ocho puntos en el último minuto, fue el artífice del pase a la final, frenando en seco el gran momento de los de Velimir Perasovic.

La final se antojaba muy dispar en cuanto a favoritismo. El Madrid, con la medida de los canarios más que tomada (10-0 en los últimos duelos de liga), sujetó la fe de la isla para hacer historia en la ACB. No defraudó el último partido, fue fiel a la Copa más abierta de los últimos 23 años. Los de Aíto respondieron a cada golpe de los de Laso.

El Madrid no pudo celebrar la victoria hasta el pitido final. Así bajó el telón de la Copa de A Coruña, competida y reñida hasta la última bocina con un campeón eso sí de sobra conocido. El Real Madrid levantó el torneo por 26ª vez en su historia, abriendo más la brecha con el Barça (23) y logrando un récord de tres títulos seguidos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies