Bettini roba la cartera a los especialistas en el primer sprint

 

Bettini roba la cartera a los especialistas en el primer sprint

Actualizado 27/08/2006 17:35:30 CET

CORDOBA, 27 Ago. (EUROPA PRESS) -

El italiano Paolo Bettini (Quick Step) se convirtió en el invitado sorpresa para apuntarse la victoria en el primer sprint de esta Vuelta a España, en la segunda etapa disputada hoy entre Málaga y Córdoba sobre un recorrido de 176 kilómetros.

El 'Grillo', corredor inteligente como pocos en el pelotón, apareció cuando no se contaba apenas con él para robar la cartera a los grandes especialistas y no pudo tener mejor manera de empezar esta Vuelta que ganando, algo a lo que está muy acostumbrado el campeón olímpico en Atenas'04.

Cuando se esperaba a los Alessandro Petacchi (Milram), Thor Hushovd (Credit Agricole), segundo tras Bettini pero que al menos tuvo el premio de vestirse con el jersey de líder de la ronda, como ya hizo con el amarillo en el principio del Tour de Francia, Robbie McEwen (Davitamon-Lotto) o Erik Zabel (Milram), Bettini hizo valer su frescura de piernas en estas primeras pedaladas para dar la campanada.

Y es que antes de la salida en Málaga está jornada estaba ya sentenciada para resolverse al sprint en sus últimos metros, a pesar de que los intentos por evitarlo fueron numerosos a lo largo de sus 176 kilómetros.

Rubén García (Relax), cuando apenas se llevaban dos kilómetros, tuvo el honor de protagonizar el primer intento de fuga de esta edición de la Vuelta, quedó simplemente en eso ya que rápidamente el pelotón le dio caza.

De todas maneras estaba claro que el Relax quería dar guerra, al fin y al cabo sin hombre fuerte para la general ese es su cometido aquí, y a García le siguió Mario de Sarraga, cuya tentativa si que fructificó con el beneplácito de la serpiente multicolor.

DE SARRAGA, EL PROTAGONISTA EN SOLITARIO.

De Sarraga fue así en el gran protagonista de esta primera etapa, rodando en solitario durante unos 140 kilómetros, aunque siendo consciente también de que su valiente aventura estaba abocada al fracaso.

Fue un juguete en manos de un pelotón que le dejó hacer, pero sin perder el control de la situación nunca. Cuando su ventaja superó los trece minutos el Davitamon-Lotto y el Milram, dos de los grandes interesados en llegar todos juntos, puso a trabajar su maquinaria y las distancias comenzaron a recortarse de manera fulminante.

A poco más de 30 kilómetros para la meta llegaba el final para él, cuando Benoit Joachim (Discovery Channel) y Thierry Marichal (Cofidis) le daban caza, como avanzadilla del grupo, y ponían fin a su fuga.

Incluso De Sarraga vio como sus dos nuevos compañeros tiraban sin él en busca del sueño imposible de llegar en solitario a las calles de Córdoba. No lo iba a consentir el pelotón, que a catorce kilómetros imponía su orden.

El Milram, pensando en probar a un Petacchi con sus dudas tras la fractura de rótula que le ha tenido k.o. desde mayo, asumió la responsabilidad en ese kilómetros finales. De todas maneras, el 'rey de las volattas' entraba muy mal situado en el último kilómetro confirmando ya antes de tiempo que esta batalla le llegaba muy pronto.

Fueron momentos de tensión y nervios en el grupo. El líder, Carlos Sastre (CSC) pinchaba, aunque ya dentro de los tres últimos kilómetros, por lo que no tenía la amenaza de dejarse tiempo. Bettini arrancó por el centro y tuvo fuerzas en sus piernas para resistir el golpe final de un Hushovd que con el maillot de líder por las bonificaciones al menos no se iba de vacío.

Mañana tendrá lugar la tercera etapa, la más larga de esta Vuelta a España con un recorrido de 219 kilómetros entre Córdoba y Almendralejo y que será una nueva oportunidad para los sprinters.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies