Millar: "Formo parte de las personas que cometieron errores y quiero que se sepa que ahora juego limpio"

Actualizado 13/07/2012 21:35:58 CET

MADRID, 13 Jul. (EUROPA PRESS) -

El corredor británico David Millar, del Garmin, se ha mostrado muy "emocionado" tras su triunfo en la duodécima etapa del Tour de Francia, casi 10 años después del último conseguido en la ronda francesa, en 2003, y después de rehabilitarse tras su sanción de dos años por EPO en 2004, con lo que ha confesado que quiere demostrar que "ahora" juega "limpio".

"Me permite zanjar las cosas, de alguna forma. Soy un antiguo corredor dopado y estoy muy orgulloso de ser la prueba de que nuestro deporte puede cambiar, que se puede ganar jugando limpio. No hay que olvidar el pasado. Formo parte de las personas que cometieron errores y quiero que se sepa que ahora juego limpio", señaló Millar tras la etapa.

Por otro lado, el miembro del equipo olímpico de Gran Bretaña, confesó su ilusión por el gran papel que están realizando sus compañeros. "Durante la jornada he estado pensando en el equipo olímpico británico. 226 kilómetros dan mucho tiempo para pensar. ¡Es un equipo que cuenta con 4 ganadores de etapa del Tour!", apuntó.

"Podemos estar orgullosos del interés que suscita ahora el ciclismo en Gran Bretaña. Hay que valorarlo adecuadamente, porque puede que no siempre sea así. ¡Contamos en el Campeón del Mundo, Bradley luce el maillot amarillo y Chris (Froome) representa la amenaza más importante! Si alguien me hubiera dicho hace 10 años que era posible, no le hubiera creído", añadió.

Además, Millar admitió que la etapa no fue fácil, pero finalmente se puso conseguir "una hermosa victoria". "Es una hermosa victoria y me siento especialmente emocionado de que sea hoy, el 45º aniversario de la muerte de Tom Simpson. Estoy muy contento de ofrecer esta victoria al equipo en un Tour que ha sido muy difícil para nosotros. Hoy me sentía especialmente motivado", aseveró.

Por último, el ciclista del Garmin reconoció que no pensaba que tuviera opciones de triunfar al inicio del día, pero, con el final condenado al sprint, se concentró "para ganar". "Ha sido una jornada tremenda con prácticamente 100 kilómetros de batalla para la fuga. Buscamos la victoria de etapa porque hemos sufrido abandonos y hemos tenido que cambiar de planes rápidamente. Sin embargo, con dos grandes ascensiones al inicio del recorrido, no esperaba ganar", afirmó.

"Al final me he concentrado muchísimo para ganar el sprint. Nos hemos visto obligados a seguir con nuestro ritmo para que no nos alcanzaran. Luego me he arriesgado y he dejado que Jean-Christophe me siguiera. Tenía miedo de no llegar al sprint. Ha estado muy reñido", finalizó.