Cummings deja su huella y Van Avermaet refuerza el amarillo en el Tour

 

Cummings deja su huella y Van Avermaet refuerza el amarillo en el Tour

Sven Cummings gana la séptima etapa del Tour
G.DEMOUVEAUX
Actualizado 08/07/2016 18:02:12 CET

La pancarta del último kilómetro se desplomó sobre Yates y cerró el paso al pelotón sin consecuencias

BARCELONA, 8 (EUROPA PRESS)

El ciclista británico Stephen Cummings (Dimension Data) se ha impuesto este viernes en la séptima etapa del Tour de Francia, disputada entre L'Isle-Jourdain y Lac de Payolle sobre 162,5 kilómetros, en un primer contacto con los Pirineos en los que el veterano ciclista dejó su huella en el Aspin mientras que Greg Van Avermaet (BMC) se metió en la fuga para ampliar su maillot amarillo.

Cummings, ganador el año pasado de la 14ª etapa del Tour de Francia, sumó su segundo triunfo parcial en la ronda gala en otra exhibición en solitario en la que incluso dejó seco al 'Tiburón' Vincenzo Nibali (Astana), quien no pudo darle caza en la subida al Col d'Aspin (1ª), primer gran coloso de esta edición, pero donde apenas hubo 'batalla' entre los favoritos.

Con este triunfo, el Team Dimension Data suma ya cuatro triunfos de etapa en las siete disputadas, gracias a las tres conquistadas por el velocista Mark Cavendish, que además es el líder de la regularidad. El equipo sudafricano está siendo el gran dominador de esta primera semana de Tour y, sin la presión de tener que buscar la primera victoria, Cummings se fue sin miedo a por el podio.

Su subida al Col d'Aspin, constante y sin titubeos, de menos a más, descolgó a sus compañeros de escapada. En la nutrida fuga había nombres de importancia como los de Fabian Cancellara (Trek), Tony Martin (Etixx-Quick Step), el español Dani Navarro (Cofidis) o el mencionado Nibali, escudero de Fabio Aru en esta carrera, pero ninguno le pudo seguir una vez decidió atacar a 28 kilómetros de la meta, nueve antes de iniciar el gran puerto del día, tras atrapar y superar a Nibali, Navarro e Daryl Impey (Orica).

En la general provisional, Greg Van Avermaet, que se metió en la gran fuga de hasta 29 corredores, se quedó sin opción de triunfo de etapa pero su movimiento le sirvió no solo para mantener el amarillo sino para reforzarse como líder, pues ahora tiene 6:36 sobre Julian Alaphilippe (Ettix-Quick Step) y 6:42 sobre el grueso de los grandes favoritos, que llegaron a 1:25 del belga al lago de Payolle.

Todos los aspirantes al triunfo final en París llegaron juntos a excepción de Thibaut Pinot (FDJ), quien se hundió en el Aspin, diciendo prácticamente a este Tour de Francia y dejando al aficionado galo sin uno de sus 'gallos'.

Los casi tres minutos perdidos respecto al resto de candidatos, y sobre todo las malas sensaciones dejadas una vez que el director del FDJ puso a tirar al equipo del pelotón en los primeros kilómetros del Aspin hasta reventar a su líder, llevan a pensar que Pinot, candidato al podio, queda prácticamente descartado.

Del resto de favoritos, también sufrieron el francés Warren Barguil (Giant-Alpecin), pese a que intentó un ataque en el Aspin y que tuvo que agradecer al tranquilo descenso el poder meterse de nuevo en el gran grupo. Por su parte, Alberto Contador (Tinkoff) se mantuvo discreto en el pelotón y aprovechó para seguir recobrando fuerzas tras las dos caídas en las dos primeras etapas.

Sin grandes noticias deportivas, la anécdota llegó por la pancarta del último kilómetro a meta. No por un ataque ahí de ningún ciclista, sino por desplomarse sobre un Adam Yates (Orica-BikeExchange) que había atacado en el descenso en el grupo de favoritos y que entró magullado y herido a meta, aunque podrá seguir en carrera según apuntó su equipo tras cruzar el británico la meta.

El aspa de publicidad que delimita los últimos 1.000 metros se convirtió en una barrera para el grupo, que lo pasó por debajo como pudo levantándolo con la ayuda del público y los motoristas de la carrera. No se contabilizó tiempo ni hubo ataques tras el pacto de los grandes jefes del pelotón, además de producirse dentro de la zona de protección.

De cara a este sábado, la octava etapa ya plenamente pirenaica partirá de Pau y llegará a Bagnères-de-Luchon tras 184 kilómetros. En el kilómetro 86 coronarán el Col du Tourmalet, de categoría Especial y una de las cumbres más míticas del Tour de Francia. El coloso abrirá la serie de cuatro puertos con el Hourquette d'Ancizan (2ª), Col de Val Louron-Azet (1ª) y Col de Peyresourde (1ª) por detrás, este último a 8 kilómetros de descenso de la meta.

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies