Alberto Contador casi sella su Giro

Alberto Contador con la maglia rosa en el Giro
Foto: ANSA / DAL ZENNARO - ZENNARO - PERI
Actualizado 28/05/2015 18:39:11 CET

   BARCELONA, 28 (EUROPA PRESS)

   El ciclista Philippe Gilbert (BMC) se ha impuesto este jueves en la decimoctava etapa del Giro de Italia, transcurrida entre Melide (Suiza) y Verbania sobre 170 kilómetros, para anotarse su segunda etapa en esta ronda en una jornada donde Alberto Contador (Tinkoff Saxo) reforzó y prácticamente selló su victoria al meter más tiempo (1:13) a Mikel Landa y Fabio Aru (Astana).

   Gilbert, doble campeón de etapa en este Giro, pudo festejar su triunfo a 4 kilómetros de meta gracias a un tremendo ataque en el descenso final en el que el excampeón del mundo demostró su potencia, haciendo imposible al resto de excompañeros de la fuga arrebatarle el triunfo en Verbania. El belga se permitió el lujo de rodar los últimos 1,5 kilómetros a medio gas y celebrando en más de una ocasión con la cámara su éxito.

   Ya ganó en la duodécima etapa, en el Monte Berico de Vicenza, y en esta ocasión tuvo que sudar para repetir triunfo. Se quedó cortado en la fuga en el Ologno, pero una gran bajada le permitió llegar al cuarteto de cabeza a falta de 19,5 kilómetros para meta. No vaciló y nada más llegar atacó, y se fue, para ya no parar hasta cruzar la línea.

   Contador, por su parte, refuerza su 'maglia rosa'. Decidió que el ritmo puesto por sus compañeros no era suficiente y, viéndose fuerte, emprendió los 10,4 kilómetros de la subida al Monte Ologno, con una pendiente media del 9% y rampas de hasta el 13%, en solitario para aprovechar que Mikel Landa (Astana), segundo en la general, iba cortado por una caída masiva justo antes del puerto.

   Finalmente, tras contar con la ayuda de Hesjedal (Cannondale), que le alcanzó en la cima del puerto de 1ª categoría, y del compañero de este Davide Villella, les sacaron 1:13 en meta a Landa y Aru (Astana) o Amador (Movistar), que llegaron juntos en un grupeto con muchos 'Top 10', entre ellos Kruijswijk (Lotto), Trofimov (Katusha) o Geniez (FDJ). Ahora, Contador tiene 5:15 respecto a Landa y 6:05 sobre Aru.

   Este jueves se produjo una situación parecida a la vivida el martes en la aproximación al Mortirolo, pero a la inversa. Si entonces fue Contador quien se quedó cortado por un problema mecánico en su bici, en esta etapa fue Mikel Landa quien se vio implicado en una montonera y empezó a subir el Monte Ologno con casi un minuto de tiempo perdido respecto al de Pinto.

   Contador, como hizo en el Mortirolo, realizó una ascensión increíble a modo de cronoescalada. Puso a tirar a sus compañeros del Tinkoff Saxo a la velocidad de la luz para abrir hueco respecto a Landa, si bien Fabio Aru estaba en cabeza. Al llegar a las primeras y duras rampas del Monte Ologno, Contador dio cuenta de Kreuziger (su último escudero) y, con el grupo en fila y roto en mil pedazos, con Landa que acababa a llegar a la cola, el madrileño se fue a subir en solitario los 10,4 kilómetros de puerto.

   Un Monte Ologno que no tiene la historia del Mortirolo pero que es un puerto duro. En las primeras rampas, muy empinadas y llenas de curvas y giros, Contador se escapó y solo Kruijswijk (Lotto) parecía poder seguirle, pero no pudo. Sí llegó a rueda de Contador, ya en la cima y tras un problema mecánico para el de Pinto, el canadiense Ryder Hesjedal (Cannondale). Por detrás, Aru cerraba el grupo perseguidor de Contador, y a 1:30 minutos estaba Landa, luchando en solitario por recortar distancias. Lo dicho, una historia paralela a la del Mortirolo pero con papeles cambiados.

   Finalmente el de Vitoria logró llegar hasta el grupo de Fabio Aru, pero Contador ya estaba lejos y no emprendió una crono sino que se quedó con su todavía jefe de filas, aunque tuviera el italiano peores piernas. También estaban en ese grupo Amador y Visconti (Movistar), que hicieron la mayor parte del trabajo pese a que Astana tenía también a Kangert. Solo en el tramo más suave, justo antes del descenso, volvió Astana a tirar de ese grupo pero con casi dos minutos perdidos ya respecto a Contador y Hesjedal.

   Por delante seguían los más valientes y fuertes de la fuga. La escapada buena del día llegó a estar integrada por 12 ciclistas y con nombres de peso en su nómina, como Sylvain Chavanel (IAM) y el propio Philippe Gilbert (BMC), pero los que llegaron arriba del Ologno fueron Amael Moinard (BMC), Francesco Manuel Bongiorno (Bardiani CSF), Kantastsin Siutsou (Team Sky) y David De La Cruz (Etixx - Quick Step), con el español siendo el más activo y quien quebrantó la fuga.

   A los cuatro de cabeza les perseguían de cerca otro cuarteto con Gilbert y Chavanel, con el belga muy fuerte. El terreno sinuoso tras coronar el Ologno, plagada de subidas y bajadas antes de emprender el descenso final a Verbania, propició que Contador y Hesjedal, con la ayuda de su compañero Villella, abrieran hueco respecto al grupeto de Landa y Aru y solo entonces decidió Astana volver a intentar dar caza. Eso sí, Contador se lanzó en el descenso como si le fuera la vida y finalmente logró dar un nuevo golpe a este Giro, que tiene ya prácticamente en su mano.

   Este viernes, en la decimonovena y antepenúltima etapa, los corredores saldrán de Gravellona Toce y llegarán a Cervinia tras 236 kilómetros. Una buena paliza en la que enlazarán tres puertos de 1ª categoría, el Saint-Barthélemy, el Col Saint-Pantaléon y el Cervinia, donde habrá un nuevo final en alto.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies