Un ex ingeniero de Ferrari, condenado a un año y ocho meses de cárcel por suministrar información a McLaren

Actualizado 29/09/2010 23:55:36 CET

MILÁN (ITALIA), 29 Sep. (EP/Reuters) -

El ex ingeniero de Ferrari Nigel Stepney, acusado de sabotaje y de haber brindado información confidencial a McLaren en un escándalo de espionaje de Fórmula 1 en la temporada 2007, fue condenado a prisión tras una sentencia acordada de conformidad, dijeron el miércoles los medios locales.

Stepney fue sentenciado a un año y ocho meses de cárcel y a pagar una multa de 600 euros, pero el sistema legal de Italia implica que es poco probable que cumpla su condena en prisión. "Estamos satisfechos, incluso aunque mi cliente siempre ha negado el sabotaje", declaró su abogada, Sonia Bartolini.

"Tenemos que agradecer al fiscal por haber aceptado una sentencia acordada de conformidad. Inicialmente, la condena era mucho mayor", agregó Bartolini en declaraciones a la edición digital de la Gazzetta di Modena tras una audiencia en Sassuolo, cerca de la base de Ferrari en Maranello.

El británico Stepney fue acusado de dar información secreta sobre monoplazas de Ferrari a su rival McLaren y de intentar dañar el coche del entonces piloto de la escudería italiana Kimi Raikkonen antes del Gran Premio de Mónaco de 2007, cuando aún trabajaba en el equipo.

McLaren recibió una multa récord de 100 millones de dólares por parte de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) y perdió todos sus puntos en el campeonato de constructores en una audiencia llevada a cabo en el 2007, después de haber sido declarado culpable de poseer un expediente de 780 páginas con información de Ferrari.

Tanto Stepney como el director de diseño de McLaren, Mike Coughlan, fueron despedidos por sus equipos. La FIA no tomó acciones formales contra Stepney debido a que el mismo no tenía una licencia del órgano rector, pero recomendó que las escuderías no tuvieran vínculos profesionales con él por un período de dos años.

Stepney ha negado regularmente las acusaciones de sabotaje. Ferrari ha dicho que un misterioso polvo se encontró alrededor de las tapas de los depósitos de combustible de sus dos monoplazas antes del Gran Premio de Mónaco de 2007. También se encontró polvo en un bolsillo del pantalón de Stepney, pero el británico ha sostenido que fue colocado allí.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies