Vettel y Hamilton llevan su tensión a Austria y Alonso y Sainz buscan puntos

 

Vettel y Hamilton llevan su tensión a Austria y Alonso y Sainz buscan puntos

La FIA abre una investigación por el incidente entre Vettel y Hamilton en Bakú
REUTERS
Publicado 06/07/2017 18:43:02CET

MADRID, 6 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Mundial de Fórmula 1 llega este fin de semana al circuito de Spielberg, escenario del Gran Premio de Austria, novena cita del calendario y que llega en medio de la tensión surgida entre Sebastian Vettel (Ferrari) y Lewis Hamilton (Mercedes) en la pelea por el título, y con Fernando Alonso (McLaren) y Carlos Sainz (Toro Rosso) en busca de sumar más puntos.

Después de unos años de poca emoción por el demoledor dominio de las 'flechas plateadas', parece que el campeonato de este año, con las modificaciones de los coches, ha devuelto parte del entretenimiento de antaño, con el añadido de que sean dos escuderías de renombre como Mercedes y Ferrari, y dos pilotos que acumulan siete títulos mundiales.

Y todo ha aumentado después del encontronazo que tuvieron ambos en el último Gran Premio de Azerbaiyán con Vettel lanzando su coche hacia el de Hamilton, enfadado por lo que consideraba un inesperado frenazo tras la marcha del 'safety car'. Al final, el de Heppenheim terminó cuarto y el de Stevenage quinto, con el primero volviendo a tener que dar explicaciones a la FIA, que el pasado lunes dio carpetazo al asunto sin más sanciones por las disculpas del de Ferrari.

"Si quiere demostrar que es un hombre, creo que lo tiene que hacer fuera del coche, cara a cara", amenazó Hamilton tras la carrera. "La Fórmula 1 es para adultos, no tiene sentido lo que hizo Hamilton", replicó Vettel.

Ahora, ambos tienen que llevar este duelo dialéctico, al que suelen estar acostumbrados, pero que aparcaron en la rueda de prensa de este jueves, al Red Bull Ring, donde el alemán llega todavía con una ventaja de 14 puntos sobre el británico, que quiere apretar más aún las cosas en un tramo clave antes del parón con dos Grandes Premios más, el siguiente, sin descanso y en su 'casa' en Silverstone.

Parece que el Mercedes está ahora rindiendo mejor que el Ferrari, pero las peculiaridades del circuito de la localidad de Spielberg puede igualar todo aún más. Las 'flechas plateadas' han sido las dueñas y señores de este bucólico trazado rodeado de montañas desde su retorno al Mundial en 2014, pero sólo la de 2016 fue para Hamilton, ya que las dos anteriores fueron para su compañero Nico Rosberg.

Por su parte, Ferrari tratará de olvidar toda esta polémica con su piloto, que necesita volver a estar delante para no empezar a sentir aún más la presión de su rival. El alemán espera mejorar sus prestaciones en el Red Bull Ring donde tiene dos abandonos (2014 y 2016) y un cuarto puesto con 2015.

Además de lo que puedan hacer los compañeros de los dos primeros clasificados, un Kimi Raikkonen que sí ha subido al podio en este escenario (tercero el año pasado) y un Valtteri Bottas que lleva dos podios seguidos y quiere aprovechar cualquier roce entre los favoritos, estará Red Bull, que tiene la motivación de correr en 'casa' y de haber conseguido su primera victoria del año con el australiano Daniel Ricciardo.

MEJORA EN EL MOTOR PARA ALONSO

En cuanto a los dos pilotos españoles, tanto Fernando Alonso como Carlos Sainz esperan volver a sumar puntos como ya les sucediese en Bakú y seguir progresando antes de afrontar el parón estival que se producirá a finales de julio.

El asturiano llega con algo de 'moral' al circuito austriaco después de sumar sus primeros puntos al finalizar noveno en Bakú, donde cree que pese a las debilidades que ofrece su McLaren podría haber incluso optado a mucho más.

Honda ha traído una especificación para su motor, que ya probó en Azerbaiyán y que no usó en la carrera, y habrá que ver si puede dar algún salto de calidad, al menos, para seguir terminando Grandes Premios. El bicampeón del mundo no es muy optimista al respecto, pero las condiciones del trazado, que no premian tanto la potencia, pueden ayudarle.

Por su parte, Sainz, inmerso en los rumores sobre un cambio de equipo tan habituales de este momento de la temporada, también acude optimista a Austria. El madrileño ha dejado claro que le gusta el circuito y el año pasado ya fue capaz de ser octavo.

El piloto de Toro Rosso fue octavo en Bakú y su objetivo es el de volver a arañar puntos importantes que le mantengan dentro del 'top 10' de la clasificación general, donde ahora mismo ocupa la novena posición con 29 puntos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies