Croacia quiere entrar en un selecto club y tomarse la revancha del 98

Cuadro final del Mundial de Rusia
EUROPA PRESS
Publicado 11/07/2018 23:01:33CET

MADRID, 11 Jul. (EUROPA PRESS) -

Las selecciones de Francia y Croacia serán las protagonistas de la final de este domingo del Mundial de Rusia, que se disputará en el Estadio Luzhnikí de Moscú y que medirá a un combinado, el 'bleu', que ya sabe lo que es jugar y ganarla, ante un novato como el croata, ante la gran oportunidad de su corta historia.

Si bien el equipo francés está más acostumbrado a este tipo de partidos y no tiene que echar la vista demasiado atrás para recordar la última, la perdida el verano pasado en 'su' Eurocopa ante Portugal, el balcánico nunca se ha visto en una situación parecida, pese a que lo soñó hace 20 años, justo cuando su rival del domingo vivió su mayor éxito.

Francia, con Didier Deschamps de titular, y Croacia se toparon en las semifinales del Mundial de 1998. Los 'Bleus' partían como favoritos en Saint-Denis, donde su público estaba dispuesto a llevarles en volandas ante un rival, gran sorpresa, aunque estaba formada por la considerada 'generación dorada' con Davor Suker, Zvonimir Boban, Robert Jarni, Igor Stimac o incluso Roberto Prosinecki y venía de arrollar en cuartos (3-0) a Alemania.

Y los de Miroslav Blazevic estuvieron cerca de cercenar el sueño de la anfitriona cuando Suker anotó el 0-1 nada más iniciarse la segunda parte. Sin embargo, Francia encontró una solución inesperada y que no salió ni de Zidane, Djorkaeff o un joven Thierry Henry sino de su lateral derecho, Liliam Thuran. Este empató al minuto del gol croata y luego firmó un doblete con sabor a una final donde los 'Bleus' entraron en la historia de la competición arrollando a Brasil.

Los franceses, que de ganar se unirían a Argentina y Uruguay como bicampeones mundiales, tendrán a favor su mayor experiencia ya que disputarán su segunda gran final internacional en los dos últimos años y la tercera de una Copa del Mundo tras jugar, y perder, también la de 2006 ante Italia en los penaltis. Además, tienen las de las Eurocopas de 1984 y 2000, ambas saldadas con victoria.

En cuanto a enfrentamientos en fases finales, además de las mencionadas semifinales de hace 20 años, los dos combinados se vieron las caras en la fase de grupos de la Eurocopa de Portugal de 2004, con empate a dos goles. En sus tres amistosos, dos victorias francesas (0-2 y 3-0) y un empate sin goles.