El Arsenal golpea al Roma

Actualizado 25/02/2009 0:15:01 CET

LONDRES, 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Arsenal logró una ajustada victoria (1-0) frente al Roma en el partido de ida de su eliminatoria de los octavos de final de la Liga de Campeones, una diferencia que se quedó corta vista la superioridad demostrada por el conjunto londinense.

Junto a la victoria parcial, la mejor noticia para el Arsenal fue recuperar su juego. Alentado por el generoso inicio romano, el equipo de Arsene Wenger volvió a elaborar con gusto y al primer toque, atacando de manera fluida y generando multitud de ocasiones de peligro. Sólo la falta de definición les apartó de un resultado más abultado.

Los 'gunners' llevaron la iniciativa desde el inicio, pero apenas lograron inquietar la portería defendida por Doni en los primeros minutos. El Roma saltó al Emirates preparado para esperar atrás y dejar jugar al conjunto de Arsene Wenger, por lo que no sufrió en exceso las primeras acometidas rivales.

Y es que si de algo han adolecido los londinenses durante las últimas semanas ha sido de falta de claridad en ataque. Ausencias tan sensibles como las de Fábregas o Adebayor habían restado potencial ofensivo al Arsenal, pero frente a los 'giallorossi' volvió a verse un equipo con ganas y herramientas para hacer daño.

Sin embargo, el primer gran susto correspondió al Roma y nació de las botas de Marco Motta. El joven lateral diestro, sustituto del lesionado Cicinho, se plantó en la frontal del área y soltó un derechazo que buscaba la escuadra y encontró la manopla de Manuel Almunia para enviar a córner.

El aviso despertó al Arsenal, que recuperó el balón y el control del partido. Van Persie volvió a aparecer en los planes del equipo y en uno de los balones que recibió dentro del área provocó un riguroso penalti de Mexes que él mismo se encargaría de transformar, dando a su equipo una merecida ventaja.

Los 'gunners' quisieron aprovechar el impulso, y apenas un minuto después pudieron haber hecho el segundo. De nuevo Van Persie recibió en el área, protegió con el cuerpo y apuró a línea de fondo, pero su pase de la muerte fue rápidamente interceptado por un inconmensurable Marco Motta.

Sufrieron los romanos al final de la primera parte, pero tuvieron su mejor momento en la reanudación. El Arsenal se quedó en el vestuario (no en vano comenzó con sólo nueve jugadores por error) y los de Luciano Spalletti disfrutaron de sus mejores ocasiones, aunque no lograrían concretar.

Pasado el apuro, el equipo londinense se agigantó. Sacó a relucir las señas de identidad, mimó el balón, combinó y empezó a elaborar, obligando a su rival a correr de forma estéril tras el balón. El juego preciosista puso en su mano el partido, pero la falta de mordiente en ataque evitó que lograra una victoria más abultada.

Después de todo, el Roma salió con vida del Emirates y tendrá que remontar un resultado que se antoja asequible. La nota negativa será la ausencia de Daniele De Rossi, que vio la tarjeta amarilla al frenar en falta un contraataque claro de Nasri y deberá cumplir sanción en el Olimpico.