El Barça prepara una "renovación profunda" de la plantilla y no prevé fichar "fantásticos", sino "luchadores"

Reuters
Actualizado 19/05/2008 21:31:14 CET

BARCELONA, 19 May. (EUROPA PRESS) -

El FC Barcelona prepara una renovación "profunda" de la plantilla para la próxima temporada, que contempla la marcha de jugadores "importantes" como Ronaldinho, Deco y quizá también Eto'o, y no prevé fichar a jugadores de los llamados "fantásticos", sino "luchadores" que puedan convertirse en "fantásticos" en el equipo barcelonista.

El vicepresidente deportivo del Barça, Marc Ingla, y el secretario técnico Txiki Begiristain analizaron hoy la temporada del equipo, la segunda sin títulos, y consideraron que los principales responsables de la falta de éxitos han sido el entrenador Frank Rijkaard, que será relevado por Pep Guardiola, y los jugadores.

De cara al futuro, mostraron confianza en Guardiola y anunciaron una renovación "profunda" del vestuario, "que empieza por el entrenador y también afectará a otros técnicos, a jugadores y a personal del vestuario", explicó Ingla, que aseguró que el Barça tiene una economía "sólida" que le permitirá asumir las inversiones necesarias.

Esta renovación contempla la marcha de jugadores "importantes", entre ellos Ronaldinho, Deco y quizá también Eto'o, como reconoció ayer el presidente del club, Joan Laporta, y también Begiristain, que a su vez señaló que "siempre es importante vender bien para poder hacer buenas operaciones" para reforzar la plantilla.

Begiristain también avanzó que el Barcelona no pretende buscar jugadores de los llamados fantásticos, como fueron bautizados Ronaldinho, Messi, Eto'o y Henry, sino que espera fichar a buenos futbolistas que se puedan "convertir fantásticos" en el Barça y destacó que a ese nivel se llega "a base de lucha, espíritu de trabajo y de equipo".

"QUEREMOS UN EQUIPO, AUNQUE NO SEA EL MEJOR DE LA HISTORIA"

"No queremos generar nombres, sino luchadores, gente que salga al campo a jugar como un equipo, aunque no vaya a ser la mejor plantilla de la historia. La mejor plantilla es la que te da una Liga y una 'Champions' y entonces nadie me preguntó si era la mejor plantilla de la historia", dijo, aludiendo a los éxitos de la temporada 2005/06.

También recordó Begiristain que un periodista le planteó el año pasado si el Barça tenía la mejor plantilla de su historia, como muestra de que "cada temporada" el club ha sido capaz de generar altas expectativas de éxito, e insistió en que ahora buscan jugadores que ofrezcan "trabajo y compromiso para hacer un equipo compacto".

Preguntado por un posible interés en el delantero Cristiano Ronaldo, que ha reconocido que le gustaría jugar en la Liga española, Begiristain dijo que el jugador tendría que "mostrar su simpatía por el club, no por la Liga española", pero también debe existir una opción de que deje el Manchester United y que eso es "francamente difícil".

CULPAS A RIJKAARD Y A ALGUNOS JUGADORES

Ingla, por su parte, señaló que el Barcelona debe tomar decisiones "razonables" y "no precipitarse" en los fichajes para la próxima temporada. En el momento de analizar la campaña recién concluida, por otra parte, tanto Ingla como Begiristain coincidieron en atribuir a Rijkaard y a los jugadores la mayor responsabilidad de la falta de éxitos.

El directivo consideró que el técnico y algunos jugadores recibieron "una segunda oportunidad" el año pasado pero que el holandés "no ha sabido gestionar el equipo" y que tampoco algunos jugadores han ofrecido el nivel esperado. Begiristain, por su parte, cree que a Rijkaard "quizá le ha faltado estar más encima para conseguir más intensidad y rigor en el día a día y los entrenamientos".

Marc Ingla pidió "disculpas" a todos los barcelonistas por una campaña que calificó de "insatisfactoria" y dijo que "todos" han sido responsables, "los jugadores, los técnicos, la secretaría técnica y los directivos", aunque defendió que tanto la directiva como Begiristain tomaron decisiones "adecuadas y razonables" el año pasado.

En opinión del directivo, que el pasado noviembre asumió el cargo de vicepresidente deportivo que estaba vacante desde la dimisión de Sandro Rosell en 2005, el equipo ha sufrido "falta de confianza, de liderazgo y de carácter", aunque también destacó que se ha visto mermado por las lesiones de jugadores como Ronaldinho, Messi, Eto'o y Deco.

En todo caso, Ingla aseguró que no ha habido "negligencia" o "autocomplacencia", que fue la expresión utilizada el año pasado por Joan Laporta para justificar los problemas de la anterior temporada, y destacó que tanto Begiristain como él han estado "muy encima del día a día, cada semana en los vestuarios" para controlar a los jugadores.

Ingla aseguró que ratificaron la confianza en Rijkaard y en los jugadores, pero que ni el técnico ni algunos futbolistas han respondido a las expectativas, y aclaró que el club ha aplicado el código de disciplina que fue instaurado hace un año e impuesto "sanciones" a jugadores, aunque dijo no tener el "detalle" de las multas ni de sus motivos.

El vicepresidente barcelonista sólo reveló que algunas fueron por no atender a la prensa después de los partidos. De todas maneras, también apuntó que "el estímulo de un jugador no se mide por las multas que tiene" y que es partidario de que sea el entrenador quien imponga "justicia deportiva" en sus alineaciones y convocatorias.

Además, también trasladó a Rijkaard la responsabilidad de conceder permisos a jugadores. En relación a Guardiola, Ingla señaló que, por su carácter y su manera de trabajar, estará "más encima" de los jugadores, mientras que Begiristain reconoció que ha pedido "algunos cambios" en la manera de trabajar del equipo.

Begiristain comentó que Guardiola implantará nuevos métodos y que debe tener la sensación de que "es su vestuario", dijo, para justificar tales cambios, a la vez que reiteró su confianza en el que fuera su compañero del 'Dream Team' y dijo que es un entrenador de "carácter" y "un enfermo de la metodología y del fútbol".