Un Barça reconfortado se exige el triunfo para mantener sus esperanzas en la Liga

Reuters
Actualizado 03/02/2008 1:00:52 CET

BARCELONA, 3 Feb. (EUROPA PRESS) -

Con el alivio de haber superado la eliminatoria de la Copa del Rey ante el Villarreal (1-0) y reconfortado por la vuelta del mejor Messi, el FC Barcelona retoma mañana (19.00 horas) la pelea de la Liga con la visita del CA Osasuna al Camp Nou en un partido en que los azulgrana se exigen el triunfo tras haberse quedado a nueve puntos del Real Madrid.

Tras la decepción de la pasada jornada, en la que el Barça dio un paso atrás en sus aspiraciones al título al ceder un empate en Bilbao (1-1), que permitió al Madrid escaparse un poco más, los culés se han animado esta semana por alcanzar las semifinales de la Copa la noche que volvieron a disfrutar del fútbol de Messi y de la participación de Ronaldinho.

El argentino puso la magia; Henry el gol, por segunda vez decisivo para la clasificación del Barça en la Copa; y Ronaldinho su presencia, tras más de un mes de baja, lo que en suma ha servido a los barcelonistas recuperar ciertas esperanzas, aunque de nuevo volvieran a ser incapaces de liquidar un partido cuando tenían todo a su favor para no pasar apuros.

El Barça espera mantener su mejoría mostrada en su juego ante el Villarreal y ser más eficaz ante la portería rival. En los últimos cinco partidos, sólo ha marcado tres goles (el polémico tanto de Henry por estar en fuera de juego el pasado jueves, el de Bojan en Bilbao y el afortunado tanto del francés que le dio la victoria por 1-0 ante el Racing).

Ante Osasuna, quiere resarcirse y lograr un triunfo holgado y convincente antes de afrontar tres salidas consecutivas que pueden determinar sus posibilidades de éxito esta temporada, pues viajará a Sevilla y a Zaragoza en la Liga y después se irá a Escocia para enfrentarse al Celtic de Glasgow en la ida de los octavos de final de la Liga de Campeones.

Para esta serie de partidos, Rijkaard pierde a uno de los puntales del equipo, Carles Puyol, víctima de una rotura muscular por la que estará alrededor de un mes de baja. Para recibir al equipo navarro, Puyol, que podría ser relevado por Thuram, se une a las bajas ya conocidas de Eto'o y Touré, ambos todavía en la Copa de África.

UN OSASUNA NECESITADO Y DERROTADO POR 3-0 EN LOS ÚLTIMOS AÑOS

En todo caso, los azulgrana parecen haber recuperado buenas sensaciones y reciben a un equipo al que, liderados por Eto'o, golearon por 3-0 en sus tres últimas visitas al Camp Nou, aunque Osasuna logró puntuar en las tres anteriores (dos empates y un triunfo). En total, los navarros han sumado 22 derrotas, cuatro empates y tres victorias en feudo culé.

El equipo rojillo, decimoquinto, llega esta vez necesitado. Osasuna ha pasado página a los incidentes del polémico partido frente al Sevilla para centrar toda su atención en el Barcelona, consciente de que su situación deportiva sigue siendo preocupante, ya que se encuentra a un solo punto de la zona de descenso y está obligado a puntuar en el Camp Nou.

El partido del Sánchez Pizjuán (2-1) ha traído consecuencias para el conjunto navarro en forma de sanciones. El técnico, José Ángel Ziganda, no podrá sentarse en el banquillo, donde estará al frente el ex azulgrana Jon Andoni Goikoetxea, y no podrán jugar el defensa Josetxo y al delantero portugués Dady, aunque podrá contar finalmente con Javi García, al que se le retiró la tarjeta que vio ante el cuadro hispalense.

Ello, unido a los regresos de los 'tocados' Plasil y Pandiani, hará que Ziganda realice cambios en el 'once', hasta cuatro. Así, Cruchaga, Puñal, Plasil y Kike Sola sustituirían en el equipo inicial a Josetxo, Ion Erice, Margairaz y Dady, respectivamente. El Osasuna buscará la sorpresa, tras siete derrotas, dos triunfos y un empate fuera de casa.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies