El Chelsea, mejor plantilla que rendimiento esta temporada

Hazard celebra un gol con el Chelsea
PREMIER LEAGUE
Publicado 20/02/2018 13:29:07CET

   BARCELONA, 20 Feb. (EUROPA PRESS) -

   Tras casi seis años de tregua el Chelsea FC vuelve a cruzarse en el camino europeo del FC Barcelona, y en estos octavos de final que tienen la ida en un Stamford Bridge, escenario de una página dorada del barcelonismo con el 'Iniestazo' en 2009, los 'blues' confían en superar a los de Ernesto Valverde en su intento de recuperar la hegemonía perdida en los últimos años.

   La aparición de varios equipos muy poderosos económicamente hablando en la 'Champions', como el Manchester City o el Paris Saint-Germain, está haciendo sombra a un Chelsea que, de la mano de Roman Abramovich y sus petrodólares, fue el pionero. El retroceso de los londinenses en el fútbol europeo es evidente, pero también las ganas de volver a la élite.

   Ganar al FC Barcelona, ganador del cetro en 2015, 2011 o 2009 tras eliminarles en semifinales, daría empuje a un Chelsea que por fin conquistó Europa en 2012, superando en la tanda de penaltis al Bayern de Múnich, pero que desde entonces no ha llegado a ninguna otra final.

   De hecho, en sus últimos años el mejor resultado fueron las semifinales de 2014, pero en las dos últimos temporadas no ha pasado de los octavos de final. Con Antonio Conte al frente, un estilo que se aleja de la esencia británica para adaptar sin receles el 'calcio' y más defensivo pese a jugar con tres centrales y dos carrileros, confía Abramovich en recuperar el tiempo perdido.

   No le están yendo bien las cosas al Chelsea en la Premier League en la defensa del título ganado el año pasado. Cuartos, a 19 puntos del líder Manchester City si bien están a 3 puntos de la segunda plaza que defiende el United, tienen el título perdido y deben vigilar porque el Tottenham, con un punto menos, les amenaza la clasificación para una 'Champions' que, este año, buscan con este equipo:

   Portería. El belga Thibaut Courtois, el único elegido para dar salida al icono Petr Cech, es titular indiscutible para Conte y el gran baluarte defensivo. Pese a haber encajado ocho goles en la fase de grupos, su calidad es indiscutible y además conoce bien las armas del FC Barcelona por su pasado en el Atlético. Le daría el relevo un veterano como Willy Caballero, que vive a su sombra.

   Defensa. Una muralla con grietas. El brasileño David Luiz, casi descartado para el partido de ida, merma el poderío de una defensa donde Gary Cahill pone la identidad, el danés Andreas Christensen su fuerza 'vikinga' y Antonio Rüdiger o el español César Azpilicueta su polivalencia. Su compatriota Marcos Alonso y Victor Moses actúan como carrileros en una defensa de tres centrales.

   Centro del campo. Entre la fuerza y la creatividad. La combinación perfecta para Conte, con el exblaugrana Cesc Fàbregas como jefe en la organización del ataque, acompañado por un Ross Barkley recién llegado que le da más pegada y poderío y que enlaza con la parte más físico, representada por N'Golo Kanté o Tiemoué Bakayoko, que será baja este martes. Desde el extremo, el canario Pedro Rodríguez puede ser letal, movido por la motivación ante su exequipo.

   Delantera. La letal sorpresa. Pese a la duda de si Álvaro Morata vuelve al equipo o no tras su inquietante lesión de espalda que le ha tenido fuera en los últimos partidos, el español no es la más letal de las armas de Conte. La llegada de Olivier Giroud aporta talento, oportunismo y calidad junto a su experiencia, pero la gran arma tiene nombre y apellido; Eden Hazard. El belga está marcando más que nunca, su varita crea magia por doquier y es la gran referencia. Un jugador incontrolable, imparable en sus mejores partidos, que llevará el peso de todo Stamford Bridge encima.