El América de México se mete en la final de la Copa Sudamericana a costa del Millonarios de Colombia

Actualizado 14/11/2007 11:24:45 CET

TOLUCA, 14 Nov. (EP/AP) -

Con dos goles del uruguayo Rodrigo López, el América de México superó la ausencia de sus principales figuras y venció anoche por 2-0 en el partido de vuelta al Millonarios de Colombia para avanzar a la final de la Copa Sudamericana con un marcador global de 5-2.

López metió sus goles a los seis y a los 78 minutos para las Aguilas, que esperarán al ganador de la eliminatoria entre los argentinos Arsenal de Sarandí y River Plate, que se jugará esta noche en el Monumental de Buenos Aires.

Independientemente de quien avance, la final arranca el 28 de noviembre en el estadio Azteca y cerrará en Argentina el 5 de diciembre.

El América, que no pudo contar con el paraguayo Salvador Cabañas y el argentino Federico Insúa, convocados con sus selecciones, se convirtió en el tercer equipo mexicano que se clasifica a la final de la Sudamericana. En 2005, el Pumas perdió con Boca Juniors y el año pasado, el Pachuca venció al Colo Colo.

El encuentro, celebrado en el estadio Nemesio Díez de esta ciudad debido a que el Azteca estaba reservado para otro evento, se inició con unos Millonarios ansiosos por buscar uno de los goles que requerían para remontar, pero antes de que pudieran generar algo de peligro vino el gol de López, quien tomó el balón dentro del área y con un tiro raso venció la estirada del portero Eduardo Blandón.

Además, el Millonarios se complicó más la misión cuando a los 16, Carlos Villagra cometió una falta sobre Germán Villa que no parecía de tarjeta roja, pero el árbitro chileno Rubén Selman no dudó en sacarla, con lo que los colombianos apenas inquietaron al portero Guillermo Ochoa.

En la segunda parte hubo más emociones. López dejó ir tres oportunidades con sendos remates de cabeza que pudieron ser goles para el América y Ricardo Ciciliano lanzó dos tiros que obligaron a Ochoa a hacer un gran esfuerzo para evitar la anotación.

López se sacó la espina, cuando el argentino Lucas Castromán le dejó un balón con la cabeza dentro del área, para que controlara con la derecha y de zurda pusiera el 2-0.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies