Caffa, en el último minuto, da el pase al Betis a la final del Carranza ante un gris Real Madrid

Actualizado 16/08/2007 2:22:08 CET

CÁDIZ, 16 Ago. (EUROPA PRESS) -

El Betis, con un tanto de Caffa en el último minuto del encuentro, logró el pase a la final del torneo Ramón de Carranza ante un gris Real Madrid, que deberá mejorar mucho de cara al inminente inicio liguero, donde defiende título.

Los blancos, a pesar de la expectación por la presencia de los 'nuevos' Drenthe y Sneijder en el once inicial, sigue sin ofrecer una buena imagen en esta pretemporada, donde acumulan cinco derrotas y tan sólo tres victorias.

Por su parte, el Betis se plantó bien sobre el césped gaditano, fiel a la idea de Héctor Cúper, con un Odonkor poniendo en problemas a su defensor Torres y a Iker Casillas, mientras que Mark González se dedicaba a poner balones desde las bandas para crear peligro a la portería blanca.

Mientras que en el conjunto blanco, Ruud van Nistelrooy, que volvía a jugar un partido tras lesionarse en el último encuentro de Liga, era el único que buscaba una y otra vez la meta contraria, siendo el más activo de los blancos, acompañado por sus compatriotas Sneijder y Drenthe, que querían agradar en su estreno.

El juego blanco seguía mostrando carencias, ya que apenas tenían la posesión del balón o lo perdían con facilidad, lo que provocaba que no llegaran a la meta bética para crear peligro, terminando con empate a cero la primera parte.

CARRUSEL DE CAMBIOS EN EL MADRID.

Con el discurrir de la segunda mitad, Bernd Schuster decidió cambiar el equipo, sacando a Saviola por Van Nistelrooy, cansado por el desgaste, y poniendo a Metzelder, ya recuperado de sus molestias, por Pepe.

Los cambios no dieron sus frutos, aunque el holandés Sneijder, con un fuerte disparo desde fuera del área, probó fortuna, pero su lanzamiento, el primero de los blancos tras la reanudación, se fue por encima de la portería defendida por Ricardo.

Sin embargo, el Betis, de nuevo con un remate de Mark González, volvía a provocar peligro en la meta de Casillas, que se tuvo que lucir y sacar unas buenas manos para evitar que el primer tanto subiera al marcador.

Los blancos seguían sin convencer con su juego, perdiendo rápidamente la pelota y no creando ocasiones claras de gol, todo lo contrario que el equipo de Héctor Cúper, que se volcaba hacía el área rival.

Mientras, Schuster se desesperaba desde el banquillo con el juego de su equipo. El técnico alemán movió a sus jugadores y dio entrada a Guti por Sneijder y a Robinho por Balboa, para darle más brillantez e ideas al juego blanco.

Una galopada rápida de Fernando por la banda derecha, a los 80 minutos, le permitió encarar a Casillas, pero se escoró demasiado y su disparo cruzado lo sacó el meta.

El germano siguió con su carrusel de cambios y sorprendió a todos cuando con el tiempo cumplido decidió dar entrada al meta polaco Dudek por Casillas, cuando la tanda de penaltis se veía cada vez más próxima.

Sin embargo, aún faltaba la jugada del partido. Juan Pablo Caffa, con el descuento ya cumplido, aprovechó un lanzamiento de falta directa para marcar ante un Dudek frío que hizo la estatua. Era un gol ya sin capacidad de reacción para el Madrid y que valía el pase a la final del torneo gaditano, donde se verá las caras mañana con el Zaragoza, que ayer se deshizo del Cádiz en la tanda de penaltis.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies