Defensor del Paciente critica la falta de desfibriladores en centros públicos y pide una normativa

Actualizado 31/08/2007 16:40:35 CET

SEVILLA, 31 Ago. (EUROPA PRESS) -

La Asociación Defensor del Paciente criticó hoy la "carencia" de desfibriladores en los centros públicos en Andalucía --desde complejos sanitarios, grandes superficies, escuelas, empresas e incluso ambulancias-- y exigió a la Administración una regulación para su distribución y uso.

La presidenta de la asociación, Carmen Flores, explicó a Europa Press que "precisamente por esta falta de medios hay que lamentar muchas desgracias" y precisó que las deficiencias se registran tanto a nivel instrumental como de personal.

Así, Flores lamentó que en "numerosos" centros de salud e incluso ambulancias "no se dispone de desfibriladores, unos aparatos fundamentales porque pueden salvar vidas".

"También sería necesario distribuirlos en grandes superficies en los que hay una gran afluencia de público, porque en cualquiera de estos lugares puede haber un percance serio que, ante esta carencia, no podrá ser atendido convenientemente", apuntó la presidenta.

Por ello, Flores exigió a la Administración una regulación, no sólo autonómica sino también estatal, que establezca el uso y distribución de desfibriladores y dio un paso más allá respecto a la demanda que realiza la Sociedad Española de Medicina General, que reclama la presencia de estos instrumentos en lugares por donde pasen más de 50.000 individuos al año, considerando que sería conveniente "incluso si transitaran muchos menos".

Igualmente, la presidenta señaló que también se requiere un impulso en la formación en el uso de estos aparatos, "de muy sencillo manejo, para que cualquiera pueda atender a una persona con problemas en un momento de urgencia".

CASO PUERTA.

Además, Flores opinó, en relación con el reciente fallecimiento del futbolista del Sevilla Antonio Puerta, que el colectivo de los deportista de élite precisa de "una especial atención" en este sentido, por lo que aseguró que la asociación hará todo lo que esté en su mano para que los organismos institucionales "cuiden más a estos profesionales".

Según la normativa del 2001 del Gobierno andaluz, la distribución de desfibriladores externos semiautomáticos es "recomendable" en centros de afluencia masiva de público como aeropuertos, estaciones o centros comerciales y de ocio, así como escuelas y grandes empresas, siendo sólo obligatorio en centros de salud y, desde 2006, en centros deportivos calificados como superiores o excelentes por la Consejería de Turismo, Comercio y Deporte.