Laporta pide "disculpas" a los socios del Barça por algunas actuaciones y aclara que no se plantea dimitir

Actualizado 19/05/2008 2:29:53 CET

Opina que Rosell no sería un buen presidente

BARCELONA, 19 May. (EUROPA PRESS) -

El presidente del FC Barcelona, Joan Laporta, pidió hoy disculpas a los socios del club por algunas de sus actuaciones y aclaró que no se plantea dimitir en el caso de que los socios que han iniciado una moción de censura obtengan las firmas necesarias para que se celebre un referéndum sobre la continuidad de la directiva.

Laporta explicó que entiende las protestas de los aficionados en los últimos partidos en el Camp Nou y justificó algunas de sus actuaciones más polémicas por la "presión acumulada" que supone llevar cinco años como presidente, pero dejó claro que tiene "fuerzas e ilusión" por liderar un nuevo proyecto exitoso en el club.

"Las pañoladas son una manifestación espontánea de la masa social y además creo que han sido lógicas, pero tenemos fuerza e ilusión para seguir, ya reconducimos el club en una situación mucho más adversa y tenemos un mandato que queremos acabar con tranquilidad", explicó, durante una entrevista concedida a TV3.

Laporta dijo no haberse reconocido en algunos momentos, como en el discurso en que pidió a los peñistas que estuvieran "al loro" porque el Barça no estaba "tan mal" como decían algunos medios, a los que tildó de "embaucadores", o por sus saltos e insultos al árbitro en el palco de Old Trafford en el partido de la Liga de Campeones.

"PRESIÓN" POR AMENAZAS, DETECTIVES Y ROBO DEL ORDENADOR.

"No me reconozco en estas imágenes y lo lamento mucho, pero en estos cinco años he acumulado una presión que a veces se hace difícil de soportar. Hemos sufrido micrófonos en la sala de juntas, amenazas a mí y a mis hijos, detectives privados que me han seguido, alguien que ha pagado para robarme el ordenador...", explicó.

De esta manera, justificó esas actuaciones y pidió disculpas porque entiende que "alguien haya podido sentirse herido", pero señaló que "han sido dos episodios en cinco años". De su comportamiento en Old Trafford, además, dijo que se quejó porque los arbitrajes en la semifinal fueron "un falta de respeto" al Barcelona.

Laporta, por otra parte, lamentó que un grupo de socios haya iniciado una moción de censura y destacó que "fueron los mismos que nos intentaron inhabilitar después de haber ganado dos Ligas y una 'Champions'", cuando una sentencia judicial obligó a la junta a convocar elecciones en 2006 y no en 2007 como era su intención.

En este sentido, señaló que la directiva no ha tenido "la tranquilidad necesaria para tomar decisiones en momentos importantes", e indicó que la moción de censura, pese a ser "legítima" porque es una posibilidad que ofrecen los estatutos, puede tener "efectos colaterales" que le impidan tomar decisiones "con tranquilidad".

El presidente del Barça, que comenzó la entrevista diciendo que busca "fuerzas para no hundirse", también explicó, en respuesta a las críticas de los socios que han presentado el voto de censura, que tiene "la conciencia tranquila" respecto al uso del dinero del club y que todos los gastos de la directiva están "justificados". En todo caso, también dijo "respetar" el proceso de la moción de censura, pero opinó que no puede compararse con el que Laporta presentó contra José Luis Núñez porque entonces había "un presidente que llevaba 20 años" y no había limitación de dos mandatos como ahora, que ya se sabe que Laporta no podrá ser reelegido en 2010. Durante la entrevista, por otra parte, Laporta fue preguntado por las aspiraciones del ex vicepresidente deportivo del club Sandro Rosell de alcanzar la presidencia y declaró que, bajo su punto de vista, éste "no sería un buen presidente" del Barça. "Tiene virtudes, pero creo que no lo sería", afirmó.

Por último, también lamentó la demanda de un socio que ha llevado a juicio a la directiva para que tenga que avalar económicamente para continuar gobernando el club y dijo que se trata de "un juicio perverso", a la vez que recordó que la Liga de Fútbol Profesional ya consideró que la actual directiva "no tenía que avalar".