El Madrid recibe su trigésimo primer título entre goles, capotazos de Raúl y fuegos artificiales

Actualizado 19/05/2008 2:08:06 CET

Las imágenes del título, entre ellas el pasillo del Barça, fueron proyectadas sobre una gigantesca pirámide de tela

MADRID, 19 May. (EUROPA PRESS) -

El Real Madrid celebró en el Santiago Bernabéu, tras la goleada (5-2) del conjunto 'blanco' frente al Levante, su trigésimo primer título de Liga, que consiguió matemáticamente ante Osasuna en el Reyno de Navarra, con un espectáculo de luz, sonido y fuegos artificiales.

Además, el conjunto de Bernd Schuster consiguió un nuevo récord de en la máxima competición nacional -con excepción de las temporadas 95/96 y 96/97, en la que la Primera División estuvo formada por 22 equipos-, al fijar su marca final en 85 puntos, ocho más que su inmediato perseguidor, el Villarreal.

El Santiago Bernabéu tenía preparado un mosaico que ocupó la totalidad del estadio con cartulinas plateadas, apenas minutos antes de que la plantilla madridista subiera al palco de autoridades para recoger una pequeña réplica del trofeo de Campeón de Liga 2007-08 y el capitán Raúl González Blanco recibiera la verdadera Copa de manos del presidente de la Real Federación Española de Fútbol, Ángel María Villar.

El Secretario de Estado para el Deporte, Jaime Lissavetzky, y el presidente del Comité Olímpico Español (COE), Alejandro Blanco, estuvieron, entre otros, en el palco de autoridades en el que el presidente blanco, Ramón Calderón, y el director deportivo, Pedja Mijatovic, se fundían en un emotivo abrazo.

La imagen del escudo del Madrid y el número '31', en alusión al número de títulos de Liga, se proyectaron sobre el césped del Bernabéu, terreno sobre el que irrumpieron varias cuádrigas y que se cubrió con una enorme lona de tela blanca.

Sobre ésta, que se elevó sobre el cielo de Madrid convertida en una enorme pirámide, se proyectaron las imágenes del título de liga, entre ellas el pasillo que realizaron los jugadores del FC Barcelona y que fue uno de los momentos más aplaudidos de la noche.

La alusión a palabras que se convirtieron en un lema durante el curso, tales como 'esfuerzo', 'liderazgo', 'señorío' o 'respeto', fueron el prólogo del pasillo que se hizo a los componentes de la plantilla blanca, que posaron, junto al cuerpo técnico, con Bernd Schuster al frente, y médico en una foto de familia.

Ya con un Bernabéu casi desierto después de la explosión de color de un castillo de fuegos artificiales, el capitán Raúl González, cogió el capote, con un enorme escudo del Real Madrid en el centro, para celebrar, entre los 'olés del público', el título, el sexto que acumula en su extenso currículo con el club de Chamartín.