Marchena: "El que quiera al Valencia un poco tiene que ser inteligente y aportar su granito de arena"

Actualizado 05/05/2008 17:10:39 CET

VALENCIA, 5 May. (EUROPA PRESS) -

Uno de los capitanes del Valencia Carlos Marchena hizo un llamamiento a la unión para el partido contra el Real Zaragoza del próximo miércoles al decir que "el que quiera al Valencia un poco tiene que ser inteligente y aportar su granito de arena".

El jugador sevillano recordó que para los últimos tres partidos de Liga "hay un único objetivo y hay que colaborar entre todos para llegar a él". "No hay que señalar con el dedo a nadie porque también sería poco inteligente por mi parte" dijo cuando se le preguntó por la conveniencia o no de hacer público que el club escuchará ofertas por sus jugadores importantes.

Marchena explicó que "que salgan este tipo de informaciones los futbolistas no lo pueden controlar". "La verdad es que es poco inteligente que salgan", matizó, al tiempo que recordó que "todo lo que no sea el partido del Zaragoza hay que dejarlo al lado".

El defensa destacó que quedan tres partidos y "el más importante es el más inmediato y ahora todo el mundo entiende la realidad". El jugador agregó que cuando acabe el choque del miércoles "ya se verá como está el equipo para los otros dos y a lo mejor el último no es tan importante", deseó porque el equipo ya está salvado.

A pesar del 6-0 contra el Barcelona, Marchena afirmó que el vestuario llega "al partido del miércoles asumiendo la responsabilidad que tiene". "El Zaragoza tendrá sus armas y nosotros trataremos de sacar nuestro poderío", dijo sin miedos.

Marchena reconoció que en el partido contra Osasuna la afición fue "fundamental y esperamos que todo el mundo pueda colaborar y ayudar". "El Zaragoza tendrá mucho que trabajar si quiere derrotar al Valencia", adelantó.

El capitán no quiso valorar las críticas de un grupo de aficionados, tanto al llegar ayer al aeropuerto, como las que se han producido hoy en la Ciudad Deportiva. "Lo más importantes es el partido del miércoles, sabemos la situación en la que estamos y no hay que perder energía en todo lo demás", explicó.

El internacional dejó bien claro que en Barcelona "por circunstancias el partido fue un desastre" y a partir de la media hora "no quedaba otra que pensar en el Zaragoza". "No fue un problema de actitud, pero había pocas opciones con el 3-0, sólo quedaba pensar en el miércoles y había que ser inteligentes para no ver ninguna tarjeta amarilla", desveló.


Videonoticias de fútbol
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies