La mujer de Allardyce le confisca el móvil para que no hable durante los partidos por sus problemas de corazón

Actualizado 25/11/2009 15:00:16 CET

LONDRES, 25 Nov. (EP/Reuters) -

La mujer del entrenador del Blackburn Rovers, Sam Allardyce, le ha confiscado el móvil, para que no hable con sus ayudantes durante los partidos, mientras espera a ser operado de corazón para corregir un estrechamiento de una rama de la arteria coronaria.

El entrenador, al que se le detectó este problema hace unos días, no estuvo en el banquillo de su equipo el pasado domingo y se perderá también el de hoy contra el Fulham y previsiblemente el de este sábado contra el Stoke City.

"Sam y yo hemos estado en contacto y él elegirá el equipo y la táctica. Hablaremos antes y después del partido, pero no durante, porque su mujer le confiscó el móvil el domingo y supongo hará lo mismo hoy", desveló Neil McDonald, asistente del entrenador.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies