Osasuna no destituía a un entrenador desde la temporada 1996-1997 en la que Martín Monreal sustituyó a Sola

Actualizado 13/10/2008 16:19:27 CET

PAMPLONA, 13 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Club Atlético Osasuna no recurría al despido de su entrenador desde la temporada 1996-1997, en la que Enrique Martín Monreal sustituyó a Miguel Sola al frente del equipo navarro con Juan Luis Irigaray en la presidencia, dato éste que puede hacer que sorprenda la destitución en el día de hoy de José Ángel Ziganda, pese a los irregulares resultados deportivos del equipo.

De este modo, la última temporada convulsa en el banquillo de Osasuna se vivió en la temporada 1996-1997, en la que hasta cuatro técnicos pasaron a dirigir al equipo navarro en Segunda División, y en la que Osasuna se salvó del descenso a Segunda División B 'in extremis' al clasificarse en el puesto 16, cuando entonces sólo había 20 equipos en esa categoría.

Así las cosas, ese año comenzó la temporada Rafa Benítez, que aguantó en el banquillo hasta la novena jornada, con el equipo en la 18ª posición. Le siguió en el cargo Pedro Mari Zabalza, que no logró reconducir la situación y fue sustituido en Miguel Sola.

Sola estuvo en el cargo de la jornada 26 a las 33, y fue destituido el 4 de mayo de 1997 tras la derrota de Osasuna por 0-3 frente al filial del Atlético de Madrid, en lo que suponía hasta el día de hoy el último despido de un entrenador en el conjunto 'rojillo'.

A partir de entonces, Martín Monreal se hizo cargo de las riendas del la entidad hasta la temporada 1998-1999. Ese año dejó el cargo en manos de Miguel Ángel Lotina, que en su primera temporada en el cargo logró el ascenso a Primera División, y que lo dejó en la 2001-2002, tras mantener la categoría, y después tres temporadas en el cargo.

Al año siguiente llegó al banquillo Javier Aguirre, que se mantuvo en el cargo durante cuatro temporadas, hasta la 2005-2006, en la que clasificó al equipo para disputar la fase previa de la Liga de Campeones y lo llevó a disputar una final de la Copa del Rey.

Ahí llegó el turno para José Ángel Ziganda, que, tras dos temporadas y seis partido en el puesto, se ha visto relegado de su lugar en el banquillo por despido, más de once años después de que esto ocurriera por última vez en el equipo navarro.

Ziganda consiguió llevar al equipo hasta las semifinales de la Copa de la UEFA en su primera campaña al frente de Osasuna, pero en el campeonato liguero el rendimiento de la plantilla no fue el mismo. De hecho, la temporada pasada Osasuna logró salvarse en la última jornada, pese a perder por 0-1 contra el Racing de Santander.

Este año, el equipo del 'Cuco' tampoco logró despegar y tras las seis jornadas que se llevaban disputadas no había conseguido la victoria, pese a que habían logrado cuatro empates y dos derrotas, y el equipo no había entrado aún en posiciones de descenso.


Videonoticias de fútbol
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies