Goleada inútil del Barcelona en su adiós a la Liga

Actualizado 18/06/2007 1:13:08 CET

TARRAGONA, 17 Jun. (EUROPA PRESS) -

El FC Barcelona no falló en la última jornada y fue líder durante más de una hora, hasta que el Real Madrid remontó ante el Mallorca, y acabó firmando una goleada inútil ante el Gimnàstic en la despedida del club tarraconense, ya descendido, a la Primera División.

El Barça salió dispuesto a liquidar su partido y no repetir los errores del derbi ante el Espanyol (2-2), y alcanzó el descanso con los deberes hechos, ganando por 0-3 y siendo líder desde el minuto 15 gracias al 0-1 de Varela para el Mallorca en el Bernabéu.

Los azulgrana empezaron avisando con una buena ocasión de Eto'o antes del gol encajado por el Madrid y se adelantaron en el 21. El capitán Puyol marcó su primer gol en esta Liga, en un remate de puro delantero en el área pequeña tras un 'pase de la muerte' de Messi.

El argentino fue, una vez más, el jugador determinante del Barça. De una internada suya por la banda derecha, tras recibir de Deco, salió la jugada del gol de Puyol. Y el segundo, un golazo, lo firmó con la zurda con un tremendo disparo desde fuera del área (min. 35).

Tres minutos después, Ronaldinho puso el 0-3 con un lanzamiento de falta que llegó a tocar el portero Rubén Pérez, aunque no impidió que el balón llegase a la red por la escuadra. Eto'o también había marcado por el 0-2, aunque el gol fue anulado por fuera de juego.

El Barça ya quedaba pendiente de la gesta del Mallorca en Madrid y, a los cinco minutos de la reanudación, trasladó otro mensaje al Bernabéu con el cuarto gol en un remate de Deco, a pase de Eto'o, que fue empujado por Messi cuando el balón ya entraba en la portería.

El partido en Tarragona ya no tenía ninguna historia. Para los culés, ya era cuestión de rezar para esperar que el Madrid no marcase los dos goles que separaban al equipo madrileño del título. Reyes logró el empate para los blancos con 20 minutos por delante.

A falta de 10 minutos, el 2-1 de Diarra para el Madrid llevó la desilusión a los culés en Tarragona, donde los hinchas radicales del Barça reaccionaron de mala manera y provocaron graves incidentes en las gradas, lo que motivó diversas cargas policiales.

Y, casi a la vez que Reyes finiquitaba la Liga, Grahn marcaba el gol del honor del Nàstic. En el tiempo añadido, Zambrotta marcó el 1-5, una goleada inútil para el Barça en su sueño de ser campeón, aunque al menos se libra de la ronda previa de la Liga de Campeones.


Videonoticias de fútbol
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies