Henry: "Ya he empezado a ver que el Barcelona es más que un club"

Actualizado 26/06/2007 2:01:25 CET

BARCELONA, 26 Jun. (EUROPA PRESS) -

El delantero Thierry Henry, nuevo jugador del FC Barcelona para las cuatro próximas temporadas, manifestó ayer en su presentación oficial como nuevo jugador barcelonista que ya ha tenido tiempo de comprobar que el Barcelona es "más que un club" y que llega al equipo barcelonista con el objetivo de ganar "el máximo de títulos posibles", entre ellos su primera Liga de Campeones.

Más de 200 periodistas de todo el mundo y una veintena de televisiones siguieron la primera rueda de prensa de Henry como jugador del Barcelona, celebrada en la sala París, en el recinto del Camp Nou, que ya acogió en 2003 la multitudinaria presentación de Ronaldinho de Assis y que fue bautizada con ese nombre el año pasado en recuerdo del éxito del Barça en la final de la Liga de Campeones, precisamente ante el Arsenal de Henry.

Henry llega al Barça un año después de haber estado a un paso de recalar en el club catalán, con el que prácticamente había llegado a un acuerdo y al que acabó renunciando tras perder en París la final de la Liga de Campeones con el Arsenal. Finalmente, aterriza en el Camp Nou después de ocho años en el club londinense (1999-2007) en los que ha marcado un total de 226 goles en 369 partidos.

Humilde y ambicioso, se presentó el francés con el Barcelona, en un acto en que concluyó con unas palabras en catalán, 'estic molt content de jugar pel Barça", que le había enseñado Cesc Fàbregas, su ya ex compañero en el Arsenal, y en que se mostró dispuesto a asumir las "rotaciones" de jugadores durante la temporada, en la que Frank Rijkaard debe compaginar un ataque con Henry, Ronaldinho, Eto'o y Messi.

Henry dedicó en primer lugar unas palabras de agradecimiento al presidente del Barcelona, Joan Laporta, al vicepresidente Ferran Soriano y al secretario técnico, Txiki Begiristain, y declaró que su decisión de abandonar el Arsenal ha sido por la "ilusión" que le produce la posibilidad de jugar en el Barcelona, un club que dijo admirar por su estilo de fútbol ofensivo y en el que aspira a ganar su primera Liga de Campeones.

"Estoy muy contento y tengo ganas de salir y demostrar lo que puedo hacer. Espero aportar muchas cosas al club y ganar los máximos títulos posibles", declaró el internacional galo, que asegura no marcarse objetivos personales, sino "objetivos del club", asegurando que el equipo se propone "ganarlo todo" y que él espera contribuir a lograrlo "en la medida de lo posible".

No olvida su derrota en la única final de la Liga de Campeones que ha disputado, el año pasado ante el Barcelona, y asume que es el único gran título que no figura en su palmarés, tras haber logrado un Mundial, una Eurocopa y una Copa Confederaciones con la selección de Francia, dos Ligas, dos Copas y dos Supercopas inglesas con el Arsenal y una Liga francesa con el Mónaco.

"La 'Champions' es un sueño para todo el mundo, no sólo para mí sino también para el Barcelona", dijo, admitiendo que tiene "muchas ganas" de conseguir la máxima competición europea. Lo intentará con el Barcelona, un club donde espera encontrar "lo que siempre he visto desde fuera, un estilo de juego que siempre me ha gustado, un estadio grandioso y una ciudad bonita".

"Estoy viendo lo que esperaba, un club bien estructurado y gente que trabaja en este club con pasión y que dedica muchas energías a mejorar el club", afirmó Henry, que también dijo estar "impresionado" por lo que ha podido conocer del club desde su llegada ayer a Barcelona y por el gran recibimiento de los aficionados. "En estas cosas es donde empiezo a ver que el Barça es más que un club", declaró.

DISPUESTO A LAS 'ROTACIONES'

Henry también manifestó que se encuentra "totalmente recuperado" de la lesión muscular que le ha impedido jugar desde hace tres meses y medio, la primera lesión de duración de su carrera, y que espera que este periodo de recuperación y las vacaciones, hasta el próximo 21 de julio, le permitan estar "todavía mejor" la próxima temporada. Ante el nuevo curso, además, asume la competencia.

En este sentido, dijo estar dispuesto a aceptar las "rotaciones" que pueda decidir Rijkaard y entiende que todos los delanteros deben tener oportunidades. En cuanto a su relación con Eto'o, aseguró que se conocen desde la época del camerunés en el Mallorca y que mantienen amistad. "Quizá preferiríais oír que que no me cae bien, pero la verdad es que somos amigos y nos llevamos bien", afirmó.

El secretario técnico, Txiki Begiristain, argumentó que con Henry pretende aumentar la "competitividad" en el ataque y que no ve un problema tener a algunos de los mejores delanteros del mundo, al tiempo que avanzó que "habrá muchos partidos en los que jugarán juntos y otros en los que acabarán juntos. No es el año de mirar quién queda fuera", dijo, confiado en que "la suma de esfuerzos nos dará títulos".

Henry, por último, atribuyó a una "casualidad" que mantenga el dorsal 14, un número mítico en el Barça porque lo llevaba una leyenda como Cruyff durante su época de jugador en los 70, y aclaró que no es de los jugadores que exigen un número, sino que era el dorsal que quedaba disponible. Después, se marchó al Camp Nou, donde fue recibido por unos 30.000 seguidores que no dejaron de aclamar al nuevo ídolo.