El Huesca cae de pie en Primera y el Sevilla se ceba con el Rayo

El Huesca cae de pie en Primera
LALIGA.ES
Publicado 19/08/2018 22:13:50CET

MADRID, 19 Ago. (EUROPA PRESS) -

La SD Huesca ganó este domingo el primer partido de su historia en LaLiga Santander, al imponerse (1-2) a un Eibar que reaccionó tarde, mientras que el Sevilla pasó por encima (1-4), con triplete de André Silva, de un Rayo que se le hizo grande su regreso a la elite a pesar de jugar en Vallecas.

Pese al cambio en el banquillo con respecto al ascenso, los de Leo Franco entraron de pie en la elite, venciendo en Ipurua, cancha de las que ponen en apuros a los más grandes. El Huesca tuvo la pegada de esos equipos, con dos goles de Álex Gallar, el primero a los cinco minutos en un gran baile de defensas.

Sin centro del campo, el Eibar sufrió las contras visitantes y antes del descanso, el 0-2 mandó en el luminoso. Los cambios de José Luis Mendilibar mejoraron a los locales, con Charles y Escalante, aunque el Huesca volvió a perdonar en el mano a mano. Se le hizo largo el partido a los de Franco, pero supieron defender la renta.

Orellana perdonó y Escalante recortó, pero al Eibar, que reclamó un penalti a Sergi Enrich que no quiso revisar el VAR, le faltó tiempo para evitar su derrota. También el 'Cuchu' tuvo la sentencia en el otro lado. El Huesca debuta entre los mejores con tres puntos.

Además, el Sevilla no tuvo piedad de un Rayo verde y con la necesidad de refuerzos, como el que recién llegado a la capital andaluza se cebó con los de Vallecas. André Silva firmó un triplete que bien pudo ser alguno más y el cuadro andaluz demostró su rodaje en el largo verano por estar en la Liga Europa.

De inicio pareció un partido de ida y vuelta, con goles anulados a Embarba y Sarabia, pero con Trejo como única referencia ofensiva en los locales, el partido fue pronto de una sola dirección, la que asediaba a Alberto. Jesús Navas hizo mucho daño por la banda derecha, como en el 0-1 de Franco Vázquez de tacón en el área pequeña. Se diluyó el Rayo y se lo hizo pagar un André Silva que no dejaba de rondar la meta rival.

Con 0-3 y sin cambios fiables para Míchel, el Rayo contuvo la sangría ante un Sevilla también obligado a dosificar esfuerzos. Todos menos un André Silva que insistió en su hambre con el triplete, gracias al VAR que corrigió su fuera de juego, para poner al Sevilla líder provisional. El Rayo aprovechó ese relax de los de Machín para hacer el 1-4 con Embarba, de penalti, y rozar un par más.