Löw quiere hablar con Özil tras la polémica que hubo en Alemania

Ozil controla el balón ante la defensa de Gibraltar
REUTERS - Archivo
Publicado 05/09/2018 19:42:51CET

MÚNICH (ALEMANIA), 5 Sep. (DPA/EP) -

El seleccionador de Alemania, Joachim Löw, asume que la renuncia de Mesut Özil a la selección es definitivo, pero el técnico quiere hablar con el futbolista tras la enorme polémica que se desató en los últimos meses en Alemania en torno al jugador.

"Mesut özil anunció su adiós a la selección hace algunas semanas y tiene sus motivos, por lo que el tema está cerrado. Cuando un jugador anuncia así su retirada, no se le puede convocar ocho semanas después", indicó este miércoles en una rueda de prensa en Múnich.

Con todo, el seleccionador alemán indicó que su intención es hablar con el jugador del Arsenal después de la actual fecha de partidos internacionales. Alemania recibirá este jueves en Múnich a Francia en la jornada inaugural de la Liga de Naciones y el domingo se medirá en un amistoso con Perú.

"Continuaremos tratando de tomar la iniciativa", señaló Löw sobre las conversaciones con Özil, un jugador que logró "grandes éxitos" con la selección según el técnico.

De momento, el futbolista que fuera campeón del mundo en Brasil 2014 no ha respondido a sus intentos de contacto, explicó el seleccionador.

Özil y su compañero de selección Ilkay Gündogan, los dos de origen turco, se fotografiaron en mayo en Londres con el presidente Recep Tayyip Erdogan en plena campaña electoral del país del Bósforo.

Las imágenes fueron publicadas por el partido de Erdogan, que mantiene unas relaciones diplomáticas con Alemania bastante complicadas, y desataron una enorme polémica en Alemania.

La Federación alemana les reprobó y sugirió una investigación para después del Mundial de Rusia, y los más radicales pidieron su exclusión de la selección. Los jugadores justificaron el encuentro como una cuestión de cortesía y aseguraron que no había ninguna finalidad política.

A pesar de ello, recibieron numerosas críticas y el tema se convirtió casi en un asunto de Estado en Alemania, hasta el punto que Özil y Gündogan pidieron una reunión con el presidente del país, Frank-Walter Steinmeier. La canciller, Angela Merkel, les defendió.

Tras semanas de silencio, Özil, de 29 años, emitió un comunicado tras el final del Mundial, a finales de julio, en el que anunciaba su salida del equipo en medio de duras críticas de racismo contra la Federación Alemana de Fútbol (DFB).

Contador