Machín: "Sería poco ambicioso y realista tener como objetivo la permanencia"

Pablo Machín, entrenador del Girona FC
GIRONA FC - Archivo
Publicado 02/03/2018 17:48:45CET

BARCELONA, 2 Mar. (EUROPA PRESS) -

El entrenador del Girona FC, Pablo Machín, ha manifestado este viernes que sería "poco ambicioso y poco realista" por su parte pensar únicamente en la permanencia como objetivo ya que, dada la buena temporada que están llevando a cabo, pueden mirar hacia Europa aunque sin que sea una meta fija, pues prefiere ir partido a partido, empezando por el Villarreal, un rival directo que demuestra que están haciendo una gran temporada.

"La clasificación dice que sí, que el Villarreal es un rival directo. Si nuestro planteamiento es olvidarnos ya de la permanencia, que todavía no la hemos conseguido, sería poco ambicioso y poco realista y un poco hipócrita por mi parte pensar que sólo tenemos como objetivo la permanencia", manifestó en rueda de prensa.

Machín cree que ya han demostrado que tienen capacidad para conseguir la permanencia. "Nos tenemos que marcar nuevos retos. Si no queremos directamente hablar de competición europea lo más sensato es intentar ganar este partido, y tenemos la 'espinita' de que es uno de los equipos que nos ha conseguido doblegar", recordó sobre el 1-2 encajado en Montilivi contra el Villarreal.

Pero, en global, cree que lo que están haciendo es "de locos". "Un equipo como nosotros ya decir que como llevamos una trayectoria tan buenísima en casa de cinco victorias seguidas sin que nos metan gol, nos tenemos que poner la presión de hacer igual fuera de casa. De hacerlo estaríamos en 'Champions'. Tenemos que planear el siguiente partido sin pensar en el ayer", matizó.

"Si este equipo está hoy por hoy donde está es porque ha sido ambicioso y se ha marcado retos difíciles. Podemos decir que hoy por hoy el Villarreal sí es rival directo. Si no hubiéramos ganado al Celta no estaríamos tan cerca de él. Nos damos cuenta de que podemos competir con cualquiera", reiteró al respecto el técnico.

Pero el Villarreal, que no pasa por su mejor momento y viene de perder contra el Eibar, será un rival herido y por ello peligroso. "No sólo por la derrota sino por cómo se produjo para nosotros va a ser un partido de más dificultad. Cuando ganas estás algo más relajado y es sinónimo de vulnerabilidad. Cuando has perdido hace que vuelvas a tener un aliciente o revulsivo para dar tu mejor nivel", opinó el soriano.

"Es un aliciente volver a ganar fuera de casa, que llevamos muchas jornadas sin hacerlo. En Segunda estábamos muy acostumbrados a ganar también fuera, empezamos bastante bien esta Liga con victorias de mérito y ahora sería dar un puñetazo en la mesa ganar al Villarreal", concluyó respecto a que su equipo no gana lejos de Montilivi desde la jornada 15, en Cornellà (0-1) en el derbi contra el Espanyol.