El Marsella no podrá vender entradas a sus aficionados en los próximos dos partidos por los incidentes en Bilbao

Ultras en las gradas de San Mamés en el Athletic-Olympique de Europa League
REUTERS / VINCENT WEST - Archivo
Publicado 22/03/2018 18:31:30CET

MADRID, 22 Mar. (EUROPA PRESS) -

La UEFA decidió castigar al Olympique de Marsella francés con la prohibición de vender entradas para sus aficionados para sus dos próximos desplazamientos en competición europea por los incidentes de la pasada semana en San Mamés.

El organismo había acusado al club marsellés por los altercados con sus aficionados en la grada del estadio vizcaíno, entre ellas las peleas con miembros de la seguridad que dejaron a dos de ellos heridos, y también por la entrada y lanzamiento de bengalas.

Por ello, la Comisión de Control, Ética y Disciplina de la UEFA decidió este jueves "prohibir al Olympique de Marsella vender entradas a sus aficionados para los dos próximos partidos de competiciones UEFA que el club juegue como visitante".

De todos modos, aclaró que la prohibición sobre el segundo encuentro está en suspenso durante dos años en los que sus aficionados deberán tener "buen comportamiento" y sancionó también al Olympique con 30.000 euros.

Por otro lado, en relación a los incidentes que se produjeron en los momentos previos al encuentro entre el Athletic Club y el Spartak Moscú ruso en Bilbao, y que concluyeron con el fallecimiento de un ertzaina, la UEFA indicó que no había recibido "hasta este jueves los informes oficiales de la policía por parte de las autoridades españolas" y que por ello "no había podido tratar el caso" en esta reunión.

"De todos modos, los procedimientos serán considerados en la próxima reunión con fecha para las audiencias todavía por ser confirmadas", sentenció el organismo.

Además, la comisión disciplinaria sancionó al Paris Saint-Germain con el cierre de la Tribuna Norte del Parque de los Príncipes para su próximo partido de competición europea y le multó con 43.000 euros por el lanzamiento de bengalas, bloqueo de las escaleras y el uso de punteros láser durante el partido ante el Real Madrid del pasado 6 de marzo.